image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Cultura

Punch needle: redescubriendo la costura con la técnica de la aguja mágica

arrow_back Blog

Una práctica con historia que vive una nueva edad de oro. Larga vida a los placeres analógicos

Por Eva Gracia

En la era digital, los pasatiempos analógicos viven una edad de oro. Muchos encuentran en ellos una manera de alejarse de las pantallas; otros, unos quehaceres que les conectan con lo primitivo, lo sencillo. Lo hecho a mano, desde hace años, gana adeptos: nos satisface elaborar algo desde cero por nosotros mismos, dar rienda suelta a nuestra vertiente artesanal.

Hay quienes, para esa reconexión con las tareas manuales, se rinden a los encantos de la fotografía analógica. También los hay que ven en la cocina su vía de escape del mundanal ruido digital. Y quienes descubren en el universo craft o de las manualidades su pasión, con el bordado y la costura como técnicas predilectas.

Porque son artes que requieren de toda la concentración, de los cinco sentidos. Disciplinas en las que no sirve trabajar apresurado, en las que se necesita dejar que el tiempo marque su propio ritmo. Al igual que ocurre con la elaboración de Alhambra Reserva 1925, nada que merezca la pena puede hacerse deprisa. Y solo así, dedicando todos los minutos y horas pertinentes, los resultados serán diferentes, originales, únicos y para enmarcar (en el caso de los bordados, literalmente).

La aguja mágica, una tendencia al alza


punch needle o aguja magica

El universo de las labores y la costura no vive ajeno a las tendencias, todo lo contrario. Una que ha permeado especialmente en los últimos años es la de la aguja mágica o “punch needle”, que acerca el bordado a todas las manos. Se trata de una técnica de manejo sencillo, pues consiste en “dibujar” sobre la tela con una suerte de punzón.

¿A qué debe su popularidad? Precisamente, a su simplicidad, pues no hace falta tener amplios conocimientos en el uso de aguja e hilo para crear desde cero una pieza única y muy especial. Si parte de la magia de la artesanía reside en su capacidad para brindarnos obras totalmente únicas, esa cualidad se intensifica cuando hablamos del “punch needle”: no hay dos piezas iguales, pues, a través de las puntadas, cada artesano borda su propio universo.

Pero, aunque en los últimos años ha ganado popularidad, la técnica de “punch needle” no es algo nuevo. Su origen se remonta al siglo XIX: nació en la Inglaterra de la revolución industrial. Los trabajadores de las fábricas de alfombras de la época llevaban los restos de telas industriales a su casa y, con un gancho acompañado de un punzón de madera, daban forma a sus propias alfombras. 

Con la emigración, esta práctica viajó a Estados Unidos y Canadá, se desarrolló y se convirtió en la técnica llamada “rug hooking” (algo así como “alfombras enganchadas”).

Como ocurre con tantas otras prácticas artesanales, el avance de las tecnologías redujo el volumen de adeptos al ya conocido como “punch needle”. Pero, al inicio de los años 80, la estadounidense Amy Oxford (que había trabajado en una fábrica de alfombras) comenzó a practicarlo, convirtiéndose, poco a poco, en la abanderada de esta técnica. Actualmente, incluso cuenta con su escuela y una aguja mágica patentada, con mango de madera.

Un abanico de posibilidades creativas


punch needle o aguja magica

Sea cual sea el porqué de este resurgimiento, el universo del “punch needle” se expande. El hashtag dedicado a esta técnica acumula más de 280.000 publicaciones, y los perfiles consagrados a ella crecen al mismo ritmo que las búsquedas de patrones y de inspiración. 

Porque sentarse en el sillón a “punchear”, con una Alhambra Reserva 1925 como perfecto maridaje de una técnica que despierta y aviva nuestra pasión por la artesanía, se antoja como el plan perfecto de esas tardes de invierno que, ahora más que nunca, convierten nuestro hogar en el mejor refugio.

Quienes se inician en el arte del “punch needle” comienzan bordando telas en bastidores y enmarcando el resultado final, pero pronto buscarán nuevos proyectos, como un cojín, un bolso o un tapiz. Y es que, cuando una mente creativa se pone a funcionar, enseguida busca nuevos retos que afrontar. Lo mismo les ocurre a los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra, que, con su punto de vista creativo e innovador, han ideado elaboraciones como Las Numeradas o Alhambra Barrica de Ron Granadino.

En busca de inspiración


punch needle o aguja magica

Pasear por Instagram o Pinterest en busca de nuevas ideas que poner en práctica es una de las consecuencias inevitables del “punch needle”. Y, navegando por ese ingente mar de proyectos, es fácil que llamen la atención los de Maison Penedès, un perfil y tienda online dedicado al mundo de la aguja mágica. Patrones, consejos, recomendaciones de libros e interesantes artículos conviven en este ecosistema, cuidadosamente tejido y con esta técnica artesanal como protagonista.

Otra fuente casi inagotable de inspiración para mentes creativas es el perfil de Fábrica de Imaginación, una factoría de sueños craft con referencias al “punch needle”, así como tapices y cojines que trasladan a piezas de espíritu minimalista el encanto de esta técnica.

Imágenes | Facebook de Maison Penedès, Fábrica de Imaginación


Compartir