image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Inspiración nórdica, los sabores que llegaron del frío

arrow_back Blog

Salmón ahumado, cangrejo, carnes de caza y una pastelería que se disfruta en caliente. Este invierno, Escandinavia nos conquista desde el plato.

Por Esther Morales

En el puerto de Bergen, el más importante de Noruega, los días se viven entre el encanto de sus casas de colores, sus barrios de madera al más puro estilo vikingo y un mercado lleno de vida, a donde llega el mejor género de los mares. Salmón ahumado, cangrejo, bacalao, gambas o langostas hacen su debut en este epicentro de las delicias nórdicas, donde los locales acostumbran a compartir momentos, comida y conversación.

Los grandes lomos de salmón que copan la mayoría de sus puestos, y por los que suspiran todos los viandantes, son quizás los más apreciados de una gastronomía singular, artesana y hecha para descubrir en boca todo un compendio de sensaciones. Un proceso lento y cuidadoso que se extiende durante horas, con el que es difícil no acordarse de los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra y su afán por dar con el mejor sabor para cada una de sus variedades. 

El salmón es solo uno de los múltiples alimentos y recetas de inspiración nórdica que hoy son el reflejo de una manera de vivir repleta de pequeños placeres. Tan presente como el famoso hygge danés, las saunas finlandesas o la conexión con la naturaleza de suecos y noruegos, la gastronomía Escandinava es la muestra de que el frío no está reñido con el mejor sabor. Estos son algunos de sus grandes manjares:

Los pescados: ahumados que levantan pasiones


La técnica tradicional de ahumado, como en tantos otros lugares del mundo, estaba pensada en sus orígenes para conservar durante más tiempo productos como pescados y embutidos. Es así cómo se crearían algunos de los manjares nórdicos más apreciados, como el salmón, el bacalao o los arenques ahumados, fruto de las manos más expertas en esta técnica.

Este toque de sabor, que en ocasiones es difícil de describir, es una de las formas más frecuentes de disfrutar sus delicias locales, que además combinan muy bien con el carácter maltoso y las notas tostadas de una variedad tan especial como Alhambra Baltic Porter.

También en Escandinavia son unos auténticos apasionados de las variedades preparadas en salazón, así como de la parrilla para pescados y mariscos, donde tienen cabida delicias como sus gambas, langostas y el conocidísimo cangrejo real. No obstante, si lo que de verdad queremos es disfrutar los sabores del mar noruego de la forma más tradicional, nada como su deliciosa sopa cremosa de salmón, que podemos replicar en casa con muy pocos ingredientes; salmón, caldo de pescado, eneldo, hinojo, nata fresca, mantequilla y algunas hortalizas. 

Carne de caza autóctona


Aunque el pescado sea todo un omnipresente en los países nórdicos, las regiones de interior tienen un gran aprecio por la carne de caza. En Finlandia y Suecia no es nada descabellado encontrar carnes de alce y reno en sus puntos de venta, que se caracterizan por un sabor fuerte y una textura bastante firme. Se suelen acompañar con una ensalada de patata elaborada con salsa agria y eneldo o, sencillamente, con puré.

Este tipo de carnes se utilizan también para guisos tradicionales, aunque en lugares como Suecia se decantan más por sus famosas albóndigas, que se sirven en restaurantes y puestos callejeros con una ligera salsa de toques dulces, un poco de mermelada de arándanos y pepino marinado. Una carne de sabor muy suave que funciona muy bien con una variedad tan equilibrada y apreciada como Alhambra Reserva 1925.

Hinojo y eneldo, sabores de invierno para delicias escandinavas


Resumir los sabores nórdicos en solo unas pocas especias no sería justo para una gastronomía tan variada. Sin embargo, nadie como los cocineros escandinavos han sabido darle sentido a hierbas como el eneldo y el hinojo.

El primero, el compañero inseparable del salmón noruego, ayuda a potenciar su sabor en cualquiera de sus preparaciones y podría compararse con el uso que le damos al perejil en la cocina mediterránea. También acostumbra a incluirse en guisos o como acompañante para sus patatas hervidas con mantequilla.

El hinojo, algo más fuerte de sabor, también se usa en estofados y sopas, pero además gusta mucho en elaboraciones frías como ensaladas, pues va muy bien con productos locales como la col o la manzana. 

La pastelería sueca, todo un capricho


El gusto nórdico por los hábitos saludables no les impide darse un capricho de vez en cuando. Aunque Noruega y Dinamarca son bien conocidas por sus deliciosos pasteles, que dan todo el encanto a sus pintorescas cafeterías, no hay receta dulce que se atreva a competir con la pastelería sueca.

Una delicadeza equiparable a la de los reposteros franceses combinada con un talento innato para las masas dan como resultado todo un surtido de bollos suaves, aromáticos y esponjosos. No hay experiencia más autóctona que disfrutar en caliente la canela de sus kanelbullar, los toques de cardamomo del semla o el punto de azafrán en los bollos de Santa Lucía: solo tres de las múltiples formas que dan el punto dulce (y final) a una gastronomía apasionante.

Posted in Gastronomía on feb 12, 2021

Compartir


>