image image

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando sin cambiar su configuración web estará aceptando el uso de cookies en esta página web. Para más información, así como con el objeto de que pueda retirar su consentimiento o cambiar la configuración de cookies en cualquier momento, consulte nuestra Política de Cookies.

Selecciona un país

clear

Cultura

Artesanos de la Alpujarra: las manos de quienes cuidan las montañas

arrow_back Blog

Granada tiene unos rincones muy especiales en toda su provincia. Uno de ellos es su Alpujarra, una zona donde todavía se mantiene viva una gran tradición artesanal que cuenta con años y años de experiencia. Se dedican a la cerámica, a los azulejos, al textil y también a la gastronomía.

Por Nerea Campos

La provincia de Granada esconde algunos secretos a voces a lo largo de su geografía, en forma de montañas, como Sierra Nevada, o de conjunto palaciego con la Alhambra. Pero más allá de eso, sus pueblos son únicos y conjugan el misterio del mar con el de las montañas: la naturaleza es la que habla por ellos.

La región de la Alpujarra granadina, con algunos de los pueblos más bonitos del país, es una de las más especiales, por su historia y por tener unos paisajes de ensueño a los pies del Veleta y del Mulhacén.

También se encuentra el hogar de un gran número de artesanos que mantienen viva la tradición y la manera de hacer que han heredado durante años de sus padres, madres, abuelos y abuelas. Allí, entre carreteras sinuosas y montañas, desde las que se ve el mar en algunas de ellas, se asientan artesanos que trabajan en todo tipo de talleres.

Desde la fabricación de miel, chocolate, queso y jabones a los profesionales de las guitarras, el textil o la cerámica. Unas manos que cuidan de lo que tienen cerca y se dedican a lo que mejor saben hacer.



Los telares artesanos de la Alpujarra


La artesanía textil de la Alpujarra está dedicada a un tipo de tejido muy específico: la jarapa. Es la tela típica de la zona, caracterizada por lucir muchos colores y haber sido utilizada aquí durante siglos y siglos.


El telar Hilacar


Uno de los telares más conocidos es el telar Hilacar, que se encuentra en el pueblo de Bubión, y ha sido recientemente reconocido como Lugar de Interés Turístico en la Comunidad Autónoma. Han recuperado este tipo de tapices, pero también una manera de crear sin prisa que hila con la filosofía de Cervezas Alhambra, en la que cuentan tanto el resultado como el proceso de realización. Porque solo así se consigue dar a cada creación el tiempo que necesita, transmitiendo el disfrute de cada momento. 


El taller de Mercedes Carrascosa


Mercedes Carrascosa tiene en Pampaneira un Taller Textil en el que se dedica a recuperar la tradición más cercana a las raíces musulmanas de la región desde hace ya más de 30 años. En su taller utiliza materias primas como la lana, la alpaca, el algodón o la seda. También se ha encargado de formar a otros artesanos y ha participado en la cooperativa de jarapas de la zona.


La cerámica alpujarrense


La cerámica de la Alpujarra granadina tiene una apariencia exterior muy característica, cuyas formas y colores se extienden también a su identificación con Granada y con una Andalucía más oriental. Son ese tipo de platos, vasos y recipientes con esmaltado blanco y verde o blanco y azul, con diseños relacionados con las plantas y la naturaleza, así como con una geometría que recuerda a la arquitectura de la Alhambra.


Ángel Vera en Órgiva


El taller de Ángel Vera está situado en Órgiva, uno de los pueblos más cercanos a la famosa localidad de Lanjarón. Ha heredado de su padre el saber hacer de los materiales de la cerámica y de los esmaltes que se le aplican.

Conoce el barro y sus tiempos para secarse, además de la arcilla, que son sus materias primas. Las piezas a las que dedica sus días están hechas tanto para la funcionalidad como para ser un componente estético de los hogares.



Los Azulejos Alizares de Fátima Quesada


Fátima Quesada se dedica a la fabricación y decoración de azulejos, pero también a los revestimientos de cerámica en su taller artesano. La cerámica Alizares trae al presente la tradición y la estética de las técnicas musulmanas e hispanas que podemos ver en la Alhambra. Ese uso de los colores a la manera árabe y también de las geometrías, tan sugerentes como características de Granada, que también inspiraron a Cervezas Alhambra, en su imagen y su logo, y que podemos contemplar cuando disfrutamos de una Alhambra Especial

La estrella mudéjar es una de las más reconocibles, la cenefa de arcos, la almena o la estrella lacería son algunas de las formas básicas que fabrican. Sus diseños geométricos nos traen un saber hacer convertido en patrimonio de la región.


Las manos que alimentan en la Alpujarra


En esta zona también se cuidan la alimentación y la gastronomía con unas manos que conocen los procesos del pasado y lo traen a nuestros días. Su manera de hacer ha conseguido que muchos de sus productos sean reconocidos y buscados por su sabor, y por la calidad que solo traen consigo los alimentos que han tenido el tiempo que precisaban para su elaboración.  


La miel de la Alpujarra


Para quienes buscan la gastronomía natural y con historia, encuentran en Lanjarón el lugar ideal para probar uno de sus alimentos más queridos: la miel. Es un producto muy típico que ha conseguido la Denominación de Origen Miel de Granada.

La obtención de la miel es un proceso de auténtica artesanía, que se guía por los propios tiempos de la naturaleza, por lo que la prisa está claramente descartada. Se pueden probar varios tipos, como la miel de la sierra, con notas más florales; la de castaño, que es más amarga; la de romero, que se recomienda en algunas terapias; y la de azahar.


El oro líquido de la región


Desde siglos atrás es tradicional la recogida de la aceituna también en la Alpujarra. De ahí nacen muchos de los aceites que aquí se producen, estelas de fábricas de aceite que se han mantenido durante todos estos años.

Son muy conocidos los que se fabrican en Órgiva y en Almegíjar, por su intenso sabor y “exquisito paladar”. La Flor de la Alpujarra es una cooperativa que trabaja el aceite de oliva virgen extra y en donde cuentan con olivos centenarios dedicados a su producción. La implantación de modelos de obtención sostenibles son algunas de las mejoras que se han ido introduciendo para que el sabor de siempre se obtenga de manera amigable para el medio ambiente.


Imágenes | iStock (1), (2), Unsplash (1), (2)

En el Blog | Estos pequeños productores siguen llevando sus manjares a la puerta de tu casa

En el Blog | Docerámica, encarnando el placer de una mesa en buena compañía

Compartir