image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Cultura

Seis destinos perfectos para una escapada y donde el verano es aún más verano

arrow_back Blog

De la costa mediterránea al frescor del Cantábrico. Del interior turolense a la efervescente Granada: rincones donde sentir el verano en todo su esplendor.

Por Eva Gracia

Los veranos son el momento de retornar a lo esencial. De volver a aquello que nos seduce por sus sutilezas, sus detalles, por el encanto cotidiano que esconde. Los veranos son el tiempo perfecto para retornar a los planes de infancia, a aquello que nos hace felices, a lo que nos invita a soñar y a los instantes en los que nos quedaríamos a vivir.


Este -las circunstancias mandan- es un verano de sencillez y cercanía. En el que permitirnos volver a utilizar el verbo veranear, tan sugerente como elocuente. Volver al pueblito en el que comenzó la juventud, sentir la paz del Mediterráneo como si fuera la primera vez, perderse entre las calles de esa ciudad cuyas calles conocemos de memoria, pero a la que no nos cansamos de regresar. Son propuestas que se antojan auténticos planazos.


Y es que hay planes, lugares e incluso personas en los que el verano es aún más verano. Donde las sensaciones que definen a esta época del año se sienten con mayor intensidad. Universos de paisajes, aromas y sonidos que guardamos para siempre en el corazón para crear nuestro álbum de recuerdos estivales. En los que, como nos sugiere la carta de presentación de Cervezas Alhambra y Alhambra Lager Singular, este día es la vida.

El indiscutible encanto de la Costa Brava

costa brava


Si ha conquistado a artistas y perfiles creativos de todas las épocas, por algo será. La Costa Brava es puro verano, con sus playas de piedras y un Mediterráneo que zambulle, de lleno y literalmente (quién no se ha sorprendido al adentrarse en él y ver cómo, tras apenas un par de pasos, el agua le cubre hasta el pecho), en la magia de esta época del año.


Una ruta por los pueblos más icónicos de esta zona, sintiendo la sempiterna impronta de Dalí, dejándose llevar y dando margen a la improvisación, es un plan tan común como apetecible. Digno, incluso, de convertirse en una rutina que nos acompañe todos los veranos, ya sea a modo de broche final o de aperitivo del estío que está por venir.

Los atardeceres sobrecogedores de Menorca

En Baleares, el sol parece brillar de un modo único, especial, con una belleza sobrecogedora y casi indescriptible. Conducir por las carreteras tranquilas de una isla como Menorca, con la ventanilla bajada, el sol despidiéndose hasta el día siguiente y la sal, aún, en el pelo y la piel es, para muchos, la descripción más fiel del verano.


costa brava


Con pueblos de pescadores, atractivos culturales y patrimoniales, calas recónditas, escaleras que bajan directamente al gran azul y faros de película, Menorca se perfila como un paraíso veraniego al que soñar siempre con escapar. Y al que acudir (al menos, mentalmente) cuando el otoño haga acto de presencia.

La paz del Matarraña


Llamarla “la Toscana española” se ha convertido, ya, en un tópico en el mundillo viajero. Pero la comarca del Matarraña (Teruel) tiene el encanto suficiente como para ser atractiva por sí misma. En ella se encuentran pueblos como Valderrobres o Beceite, de calles empedradas, tonos tierra y plazas tranquilas. Y, también, pozas y piscinas naturales en las que refrescarse o pantanos como el de Pena, en el que practicar kayak o nadar sin prisa.


destinos verano matarraña


Cuando todo lo que nos pide el cuerpo es bajar el ritmo, dedicarnos a contemplar, sentir y disfrutar los estímulos que nos rodean, ¿qué mejor que un destino así? 

  • La efervescencia de Granada La efervescencia de Granada
  • La efervescencia de Granada

    Cuando se piensa en ciudades a las que siempre apetece volver, uno de los nombres que nos vienen a la mente es Granada. El embrujo universal de esta urbe, fuente de inspiración de poetas, músicos y artistas, se siente en las calles que vieron nacer a Cervezas Alhambra. En el monumento imponente que es La Alhambra y que da nombre a la casa cervecera. En el ambiente efervescente que se respira en cada rincón.


    Granada no tiene mar, pero no le hace falta para conquistarnos. En el tramo final del verano, cuando el nuevo curso se aproxima, el bullicio universitario empieza a palparse en la ciudad, que, en las semanas centrales del estío, ofrece una inusual y encantadora calma en zonas, otras veces, más concurridas, como el Albaicín, el paseo de los Tristes o la misma Alhambra.

El fluir de Cádiz

El reto de muchos y muchas, de un tiempo a esta parte, es aprender a dejarse llevar, a fluir, a abrazar lo que la vida nos traiga. Un destino que hace gala de esa filosofía, que nos puede ayudar en esa tarea, es Cádiz. La provincia del surf, de las playas con levante, de los pueblos blancos… Pura diversidad y un espíritu relajado son sus señas de identidad.


Por su gastronomía, su costa y sus paisajes, es el destino donde sentir el verano sureño en todo su esplendor.

Compartir