image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Grandes bandas sonoras originales de la historia Grandes bandas sonoras originales de la historia

Música

Grandes bandas sonoras originales de la historia

arrow_back Blog

‘Episodio IV, Una Nueva Esperanza’. Las letras se alejan suavemente y la música de John Williams anuncia la gran epopeya. Cuando en 1976 George Lucas dejó en manos del compositor la banda sonora para la primera entrega de la saga intergaláctica, el director pensó que las imágenes de los destructores imperiales dando caza a las naves rebeldes y los sables de luz batiéndose en duelo casaría a la perfección con la música de los sintetizadores, instrumentos que cotizaban al alza y que avanzaban la llegada de una deslumbrante era tecnológica.

Por

Cierto es que la copia de la cinta que le había enviado a Williams incluía algunas piezas clásicas a modo de guía de estilo, pero el cineasta no estaba preparado para la catarata arrolladora de música sinfónica que recibió de vuelta. Aquello le embargó y dio luz verde a la que, a juicio del American Film Institute, aún es la “Mejor Banda Sonora Original de Todos los Tiempos”. Una obra maestra que bebe de la partitura de Erich Korngold para el filme King's Row’ de 1942, de ‘Los Planetas’ de Gustav Holdt, de la Marcha Fúnebre de Frederic Chopin o del Concierto para Violín de Pyotr Ilych Tchaikovsky, pero que trasciende todos estos referentes y destaca por su personalidad. La palabra clave, en este caso, es “original”. Muchos directores que necesitan vestir su obra con una banda sonora recurren a piezas preexistentes que encajan con la narración y ayudan a reforzar la expresividad del relato, pero la exigencia de desarrollar una banda sonora desde cero representa un esfuerzo mucho mayor. Un trabajo creativo que permite que las bandas sonoras originales, las BSO, vengan ocupando un puesto de privilegio dentro de los géneros musicales desde que, en 1908, dos compositores, Camille Saint-Saëns y Mihail Ippolitov-Ivanov, creasen las primeras bandas sonoras originales de la historia para las películas El asesinato del duque de Guisa’ y ‘Stenka Razin.



Cuando se estrenaron sendas cintas, el fenómeno no pasó de mera curiosidad y las películas continuaron acompañándose de canciones conocidas que apelaban a lugares emocionales comunes. Hay que tener en cuenta que hablamos de cine mudo y que las piezas se ejecutaban de forma paralela a la proyección. Cuando el 6 de octubre de 1927 se estrenó ‘El Cantor de Jazz’, la primera película sonora, las reglas del juego cambiaron. El volumen de producciones dotadas de fondo musical creado específicamente para ellas creció vertiginosamente y las obras musicales comenzaron a refinarse. Adoptaron la idea wagneriana del leitmotiv y desplegaron temas específicos y recurrentes para eventos y personajes. Su aceptación fue tal, que la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas comenzó a premiar la “mejor canción original” en 1934 y la “mejor orquestación” en 1935. La denominación de “mejor banda sonora original” se establecería definitivamente en 1939 y el primero en hacerse con la estatuilla fue Erich Wolfgang Korngold por ‘Las Aventuras de Robin Hood’.

A lo largo de la década de los 40, los compositores especializados en bandas sonoras originales procedieron fundamentalmente del mundillo de la comedia musical de Broadway, de las salas de conciertos, de la ópera o de la radio. En los 50, el panorama quedó dominado por los nombres de Alfred Newman y Bernard Hermann, a los que se sumaron autores de la ‘música ligera’ y el jazz. Los grandes sellos vieron la oportunidad de rentabilizar el género y animaron a los músicos a crear piezas más comerciales y editables en disco, como ‘Moon River’, de Johnny Mercer y Henry Mancini para la película ‘Desayuno con Diamantes’ (1961), de Blake Edwards. El tema vendió más de un millón de copias.

A lo largo de la década posterior surgirían grandes mitos, como Ennio Morricone, John Barry o Maurice Jarre, y en los 70 sería John Williams quien hiciera su gran aparición en la escena. Durante los 80, las bandas sonoras originales se llenarían de sintetizadores gracias a Vangelis, Ryuchi Sakamoto, James Horner, Hans Zimmer o Alan Silvestri, autores de la música de producciones tan reseñables como ‘Blade Runner’, ‘El Último Emperador’, ‘El Nombre de la Rosa’, ‘Rain Man’ o ‘Regreso al Futuro’. A partir de los 90, la carrera por la comercialización y el dominio del espectáculo se desbocó con la irrupción de Prince y su participación en la BSO de ‘Batman’, para la cual compuso temas específicos. Aquello marcó el punto de partida para consolidar las bandas sonoras originales con colaboraciones estelares tal y como las conocemos hoy en día.


El ranking de bandas sonoras más vendidas de la historia se abre con ‘El Guardaespaldas’, la ya clásica cinta de 1992 en la que participó, actuando y cantando, Whitney Houston. El disco llegó a vender 45 millones de copias en todo el mundo. Le sigue de cerca, con 40 millones de copias, la banda sonora de ‘Stayin’ Alive’ compuesta por los Bee Gees en 1977, y el podio de ganadores se cierra con ‘Dirty Dancing’, que despachó la nada desdeñable cifra de 32 millones de copias. La lista se completa con títulos tan populares como ‘Titanic’, ‘Grease’, ‘Purple Rain’, ‘Flashdance’ y ‘El Rey León’.

Este año, la ceremonia de los Óscar tendrá lugar el 25 de abril y ya conocemos a algunos de los nominados. En la categoría de mejor canción original destacan Janelle Monáe con ‘Turntables’ por el documental ‘All in: The Fight for Democracy’ y ‘Fight For You’ de H.E.R por la película ‘Judas and the Black Messias’. Trent Reznor figura doblemente en la lista de la mejor banda sonora original por sus trabajos en la película de Pixar, ‘Soul’, y el filme ‘Mank’. Otros rostros conocidos de la lista de aspirantes a ganador de la mejor canción original son Christina Aguilera, Laura Pausini y John Legend. ‘Mulan’, la cinta en la que ha participado Christina Aguilera, también podría hacerse con el galardón a la mejor banda sonora. Ludwing Göransson ha sido igualmente prenominado por su BSO para la película de Christopher Nolan, ‘Tenet’.

Muchos de los grandes directores han caído rendidos ante la magia de las BSO, como el laureado John Carpenter, quien se pasó la infancia imaginando música para películas que sólo existían en su mente. Hijo de un profesor de música, Carpenter alcanzó su sueño y no sólo dirigió numerosos filmes, sino que además compuso o colaboró en la composición de sus propias bandas sonoras. Las partituras de ‘1997: Rescate en Nueva York’, ‘Asalto a la comisaría del distrito 13’, ‘La niebla’ o ‘Halloween’ son sólo algunos ejemplos de un talento que ha servido como referente para numerosos directores y compositores. Al margen de sus trabajos musicales en películas, Carpenter ha grabado temas con su hijo, Cody Carpenter, y con Daniel Davies, hijo del guitarrista de The Kinks. Sin embargo, la fascinación por las bandas sonoras no ha cautivado a todos los grandes nombres de la industria cinematográfica por igual. El legendario director John Ford llegó a declarar que odiaba la música de las películas. “Detesto ver a un hombre en el desierto muriéndose de sed con la orquesta de Filadelfia detrás de él”, manifestó.


IMÁGENES | UNSPLASH

Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete