image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Record Store Day, a la caza de los tesoros musicales Record Store Day, a la caza de los tesoros musicales

Música

Record Store Day, a la caza de los tesoros musicales

arrow_back Blog

Hubo un momento en la historia de las tiendas independientes de discos, en plena efervescencia de la mitomanía por los artistas y bandas, en el que estos establecimientos mutaron su condición de simples negocios a lugares de culto.

Por Cervezas Alhambra

Recintos a los que los expertos coleccionistas acudían para hacer realidad sus sueños adquiriendo tesoros en forma de referencias imposibles y donde los neófitos lo observaban todo con la admiración propia de quienes aspiran a entrar en el olimpo de los tocados por los dioses de la música. Templos donde reunirse, compartir una obsesión común por la música, charlar con encargados y empleados acerca de singles y álbumes e intercambiar los más variados chascarrillos y conocimientos sesudos sobre catálogos, artistas y bandas. Quienes hayan visto la película ‘Alta Fidelidad’ (2000) saben exactamente qué ambiente se respiraba en estos locales. Sin embargo, la evolución de los formatos y el devenir económico del sector trastocó los planes de futuro de estos comercios. En plena tormenta, surgió el Record Store Day, un esfuerzo colectivo por mantener vivas las pequeñas tiendas independientes de discos y recuperar aquel espíritu con aroma a vinilo. Una jornada en la que los coleccionistas planifican su particular caza del tesoro en busca de referencias asombrosas, establecen rutas estratégicas para visitar el mayor número de locales antes de que vuelen las mejores piezas y suelen acabar regresando a casa con la satisfacción de haber participado en una aventura, aunque el contenido de la bolsa no se parezca ni remotamente a lo que tenían previsto adquirir.

Los planes comenzaron a torcerse para estos pequeños negocios cuando las grandes cadenas de distribución entraron en el negocio. Llenaron supermercados e hipermercados con grandes cestas de discos y saturaron el mercado con referencias de serie media. Las grandes compañías de discos centraron sus miras en aquellos nuevos clientes, que compraban prácticamente al peso, y descuidaron a los minoristas especializados. El panorama se agravó con la piratería física en primer lugar, las descargas ilegales posteriormente y finalmente con el consumo musical vía streaming. Con la venta de vinilos, CDs y casetes en abierto retroceso, la realidad económica se impuso y se constató la necesidad de actuar colectivamente en la defensa de estos pequeños templos del conocimiento musical para garantizar su supervivencia. Así surgió el Record Store Day, una efeméride a través de la cual los sellos discográficos y muchos artistas aportan su granito de arena en favor de los comercios especializados de todo el planeta, facilitándoles auténticos tesoros sonoros en forma de lanzamientos exclusivos, ediciones limitadas y sorpresas. Una fórmula ganadora mediante la cual los amantes de la música amplían sus colecciones con ejemplares únicos, los artistas y los sellos reivindican su papel como facilitadores culturales y las tiendas reciben ingresos para resistir los embates de la digitalización.



La idea de poner en marcha el Record Store Day, un auténtico ejercicio de resistencia, surgió en la mente de Chris Brown, un empleado de Bull Moose Music, durante una reunión de propietarios y empleados de locales independientes de ventas de discos de EEUU celebrada en 2007. La necesidad de avanzar todos juntos pronto se hizo patente y, así, el primer Record Store Day de la historia se hizo realidad el 19 de abril de 2008. Al fenómeno se sumaron tanto las tiendas de toda la vida, curtidas en mil batallas, como los nuevos locales surgidos al calor de la defensa romántica de la autenticidad musical. Actualmente, tiendas de todos los continentes -a excepción de la Antártida- participan en esta iniciativa, que normalmente se celebra el tercer sábado del mes de abril, pero que en el caso concreto de España -país en el que se celebra desde 2011- tendrá lugar el 12 de junio de 2021. Todos los lanzamientos o ‘drops’ previstos para esta fiesta de las tiendas de discos están recogidos de forma pormenorizada y accesibles para cualquier tipo de consulta en la web del movimiento.

Durante la celebración del primer RSD de la historia, los miembros de Metallica pasaron horas en un establecimiento de San Francisco, Rasputin Music, reunidos con sus fans. La experiencia resultó tan satisfactoria que, hoy en dia, cientos de artistas y bandas de todo tipo colaboran con sus tiendas de discos favoritas de todo el mundo en la puesta en marcha de presentaciones, firmas, encuentros y saludos. En 2009, Jesse ‘Boots Electric’ Hughes, de Eagles of Death Metal, se autoproclamó ‘Record Store Day Ambassador’, queriendo poner de manifiesto la importancia de estos locales para los artistas. Desde entonces, músicos como Joshua Homme, Ozzy Osbourne, Iggy Pop, Jack White, Dave Grohl, Metallica, St. Vincent, Pearl Jam o Brandi Carlile han mantenido viva esta tradición portando la banda ceremonial como embajadores del RSD.


No todos los comercios pueden adherirse a la celebración. Las tiendas participantes deben ser negocios físicos de venta al detalle y su línea de productos tiene que estar compuesta, al menos en un 50%, por artículos musicales. La empresa no puede cotizar en bolsa y el 70% de su propiedad debe ubicarse en el mismo país donde opera. En otras palabras, sólo se aceptan tiendas reales, independientes y en funcionamiento. Ni grandes almacenes ni mayoristas ni tiendas online ni gigantes corporativos. En España, casi todas las grandes ciudades cuentan con un establecimiento participante y como nos resultaría doloroso presentaros una lista incompleta de tiendas, preferimos facilitaros aquí el enlace oficial donde se actualiza constantemente la relación de concurrentes.

Aunque el sector sigue atravesando un momento complicado, lo cierto es que la iniciativa ha contribuido a mantener vivas las esperanzas de futuro. El último informe de la Recording Industry Association, publicado en 2020, confirma que la venta de vinilos ha superado a la de CDs por primera vez desde los años 80, lo cual indica que los esfuerzos están dando sus frutos. Si bien es innegable el trasfondo económico que subyace tras la iniciativa, el RSD se ha convertido en un fenómeno relevante. La pequeña lista inicial de lanzamientos del Record Store Day de 2008 no ha dejado de crecer de forma constante y hoy en día incluye una enorme gama de artistas. Eso sí, más del 60% de las referencias oficiales publicadas en este día procede de sellos y distribuidores independientes.


Imágenes | Unsplash


Posted in Música on abr 19, 2021

Compartir


>