image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Fondues, raclettes y otras formas de  deleitarse con el queso derretido Fondues, raclettes y otras formas de  deleitarse con el queso derretido

Gastronomía

Fondues, raclettes y otras formas de deleitarse con el queso derretido

arrow_back Blog

Cuatro elaboraciones con un toque à la française para saborear las mejores variedades de queso fundido. Recetas sencillas, para disfrutar en caliente y sopesar los días de frío.

Por Esther Morales

Si hay algo que tenemos que reconocer a nuestros vecinos franceses es su forma de entender la gastronomía. El respeto por el producto, la atención al detalle y el deleite en paladar son tres de los pilares de la cocina gala. Conceptos que, gracias al auge de la nouvelle cuisine se extienden hoy en día por todo el mundo y guardan mucha relación con los procesos artesanales que siguen nuestros maestros cerveceros al elaborar todas las variedades de Cervezas Alhambra.

Al igual que España, Francia es tierra de contrastes. En sus diferentes regiones, los productores locales se han encargado de escoger cuidadosamente la mejor materia prima para conquistar a comensales de todo tipo. Deliciosas opciones como los escargots, la tarte Tatin, la vichysoisse o sus increíbles brioches y croissants son estupendos ejemplos de una cocina amplia y con personalidad propia.

Pero si existe un monarca gastronómico digno de las mejores mesas galas es el queso. Un producto omnipresente en cualquier hogar francés que se precie, pero también un bien de lo más apreciado dentro de nuestras fronteras, donde presumimos de excelentes variedades como el Idiazábal, el Manchego o el Mahón. Ahora que llegan los días de frío, no se nos ocurre mejor forma que disfrutar algunas de estas joyas en caliente, con una cerveza Alhambra recién abierta y buena compañía. Dejamos que estas cuatro recetas de queso derretido se cuelen en nuestras cocinas y damos a las cenas de este invierno un toque muy à la française.

Fondue, el arte de compartir



Los entendidos en historia dirán que la fondue tiene su origen en Suiza. Sin embargo, las regiones francesas de los Alpes son las que más fama le han dado a este plato. Aunque existan variantes de carne o chocolate, la gran protagonista es la mezcla de quesos que se derrite a fuego lento y se moja con trozos de pan, patatas, carnes curadas u otros quesos más firmes.

Todo un ritual familiar, en el que se juntan quesos como el gruyère, el emmental y el comtè, y que se disfruta casi a cámara lenta, observando cómo el calor crea los característicos hilos de queso. Incluso el mundo del ballet, cuyo argot es completamente en francés, utiliza la palabra fondue para dar nombre a un paso lento y profundo, casi igual a lo que sentimos cuando sacamos un trozo de pan cubierto de queso. Un plato sencillo, pensado para sorprender y conquistar a los amantes del queso en todas sus formas.

Raclette, el todo en uno de la cocina francesa


Otro invento suizo que popularizaron los franceses y que nos hace suspirar e imaginarnos animadas reuniones de buen queso, buena cerveza y buena conversación. Aunque el plato original proviene de las montañas, donde el queso se partía a la mitad y se fundía en la leña para rasparlo y untarlo sobre rebanadas de pan, las versiones domésticas actuales son mucho más sofisticadas.

Entre las más utilizadas está la parrilla con bandejas individuales, que permite derretir el queso aparte mientras cocinamos diferentes tipos de carnes, verduras o mariscos en la bandeja principal. Tanto la fondue como el queso de raclette, que tiene textura grasa y no está especialmente curado, combina muy bien con el amargor sutil de una Alhambra Especial Sin. Una excelente opción para acompañar quesos cremosos y verduras a la parrilla.

Tartiflette, la especialidad saboyana



Todo en la vida mejora con queso y, desde luego, unas simples patatas al horno pueden quedarse en nuestra memoria si las combinamos con un poco de Reblochon fundido. Desde la región de Saboya, en los Alpes Occidentales, llega esta receta que mezcla toda la esencia de Francia, con sabor y sencillez.

Se trata de un plato relativamente moderno, popularizado en los 80 precisamente para fomentar las ventas de queso. Su nombre proviene de ‘tartifla’, que se puede traducir como ‘patata’ en la lengua arpitana o franco-provenzal. Patatas, cebolla, bacon, nata fresca y el queso reblochon al horno dan como resultado una receta exquisita, muy frecuente en los hogares de la zona. Si buscamos una forma de replicar el plato desde España, podemos apostar por quesos nacionales igual de cremosos como la Torta del Casar o el gallego de Tetilla.

Soupe à l’Oignon: sabor Medieval en pleno invierno



La sopa de cebolla es uno de los platos más extendidos de la gastronomía gala y su origen se remonta a la época medieval. En esta deliciosa receta, la cebolla adquiere una textura caramelizada cuando se prepara previamente con mantequilla y se guisa lentamente en caldo de ave, carne o vegetal.

El colofón llega con su característico manto de pan y queso, que se gratina un poco al horno para tener una capa dura por fuera y fundida por dentro. Si queremos darle un punto de sabor más fuerte, podemos combinar varios tipos de quesos e incorporar uno azul algo fuerte, como el Cabrales, o de rulo de cabra. Combinados con una Alhambra Numerada en Barrica de Pedro Ximenez, este tipo de quesos sacarán lo mejor de los toques acaramelados y tostados de una variedad irresistible. Una delicia en paladar, de sabores antiguos e ideal para conquistarnos al calor del invierno.

Imágenes | iStock/margotuillatphotos, iStock/donstock, iStock/beats3, iStock/ultramarinfoto, iStock/asab974

En el Blog | Cinco queserías y tiendas de quesos para explorar un mundo nuevo de sabores

Compartir


>