image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Recetas para un picnic de verano: imprescindibles estivales

arrow_back Blog

El primer pícnic del verano nos hace rememorar las vacaciones de antes y todos sus sabores. Frescura, sencillez y el toque personal de nuestras madres están presentes en esta selección de recetas, que nunca pasan de moda.

Por Esther Morales

La llegada del buen tiempo, los días eternos y las ganas de pasar momentos con los nuestros parecen invitarnos a rememorar los veranos de antes. Aquellos que acostumbran a presentarse en la memoria con la mayor de las nostalgias y que en nuestra tierna infancia parecían casi interminables. Escapadas al pueblo, chapuzones en el río, el casi obligatorio saludo a las señoras que tomaban el fresco en la puerta de sus casas y las frecuentes salidas al campo son algunos de los episodios que conforman la historia de nuestras vidas.

Los recuerdos no solo se mantienen presentes a través de viejas fotografías de pícnics en familia, sino que surgen como espontáneos a través de olores, sabores y multitud de sensaciones. Ahora que la naturaleza se ha ocupado de retomar su sitio y de resurgir de la forma más espléndida, se nos presenta la oportunidad perfecta para recrear aquellos días sin preocupaciones, en los que todo parecía más fácil.

El regreso a las vacaciones de la infancia es una particular forma de reivindicar la sencillez y el disfrute de los pequeños placeres. Los inusuales meses que hemos dejado atrás nos hacen pensar más que nunca en revivir jornadas de pícnic al aire libre. Con una nevera repleta de Alhambra Especial bien fría -cuya frescura y sabor equilibrado la convierten en una estupenda opción para los días de sol y relax en el campo-, un mantel y una cesta, podremos deleitarnos con todos aquellos platos que acostumbraban a preparar nuestras madres y abuelas. Opciones sabrosas, sin pretensiones y con lo mejor de la temporada, imprescindibles para llevar al campo y transportarnos hasta la niñez.

Ensaladas camperas y otros clásicos

receta de ensalada campera para picnic

El verano es sinónimo de ingredientes frescos y nadie como nuestras abuelas han sabido adaptar sus omnipresentes ensaladas para los días de pícnic. Las versiones camperas, con patatas o legumbres, no son solo una opción deliciosa y saludable, sino que también se conservan mejor y mantienen todas sus propiedades. Aunque el refranero diga aquello de “la ensalada, bien salada, aceitada y poco avinagrada”, también se puede optar por otros aliños más refrescantes, como vinagretas o una salsa de yogur casera. Obtendremos el toque definitivo sin perder la esencia del plato más tradicional.

Gazpachos y otras sopas para beber


Cuantos menos utensilios llevemos al campo, más despreocupada será la experiencia. En este sentido, alternativas como el gazpacho siempre han sido perfectas para tomar verduras de temporada en un par de sorbos. Aunque no hay nada más andaluz y sabroso como la receta original, también se puede variar con otras alternativas que incluyen frutos rojos, melocotón o sandía. Los más innovadores también pueden apostar por otras sopas frías, como el ajoblanco, la vichyssoise o la crema de yogur, pepino y menta.

Las mil y una posibilidades del sándwich


Antes de que el pan con aguacate y rúcula invadiera todos los recetarios modernos, nuestras madres aprovechaban los días de campo para salirse del clásico sándwich mixto. Éramos todos unos expertos en correr por el campo con el pan de molde en mano, así que era importante no excederse con los ingredientes. Entre los más frecuentes, nada como el sándwich de crema de queso con bacon y huevo o el de pavo, manzana y nueces.

Melón con jamón: más que una rima

cómo hacer melón con jamón para picnic

Una receta de menú del día, tan veraniega como el tour de Francia o como el Grand Prix. El melón rima con jamón y además combina perfectamente. Puede prepararse a modo de brochetas o como dosis individuales -enrollando el jamón sobre una porción de melón-, para que sea más fácil comerlo en el campo. 

Banderillas: un pequeño toque picante


Lo mejor de volver a los veranos de antaño, es que hemos tenido tiempo suficiente para aprender algunas claves de la cocina internacional. Ahora sabemos que el picante es una excelente opción para combatir el calor. Aunque la gastronomía española no presuma de sabores excesivamente fuertes, las banderillas y gildas, además de ser un fantástico aperitivo, pueden cumplir también esta función en un menú de pícnic.

La sandía, el indiscutible sabor a verano


El bocado más dulce del verano, el que nos deja las manos pringosas y las instantáneas más embarazosas del álbum de fotos familiar. Es la máxima representación de la fruta de temporada y del sabor que siempre vuelve. Aunque cortarla y comerla en rodajas es todo un placer, también puede trocearse en dados y transportarse hasta el campo refrigerada y dentro de un táper. El resultado: un postre saludable, fresco y listo para comer en cualquier momento.

Alhambra Especial, con su singular cuerpo y su característico color dorado, será el colofón perfecto para un menú de pícnic tan fresco y variado. Sus notas suaves y refrescantes maridan con sabores veraniegos y tradicionales como el del gazpacho y las ensaladas de patatas. También crean un contraste muy interesante con el sabor picante y avinagrado de las banderillas, en un auténtico festival para los sentidos que nos llevará directos a las vacaciones de siempre. 


Imágenes | iStock/Charday Penn, iStock/LauriPatterson, iStock/GMVozd


Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete