image image

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando sin cambiar su configuración web estará aceptando el uso de cookies en esta página web. Para más información, así como con el objeto de que pueda retirar su consentimiento o cambiar la configuración de cookies en cualquier momento, consulte nuestra Política de Cookies.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Descubre los manjares de la Costa Tropical y tres recetas sorprendentes

arrow_back Blog

La aventura más exótica, sin salir de España. Descubrimos los sabores de la Costa Tropical de Granada con tres propuestas gastronómicas muy originales.

Por Esther Morales

Los veranos sacan a relucir nuestro lado más tropical. Filipinas, Camboya, Brasil o Cuba solían ser algunos de los destinos favoritos de muchos viajeros, a los que en agostos pasados siempre identificábamos en los aeropuertos por sus camisas florales y, con toda probabilidad, puede que hasta un gorro vietnamita de recuerdo.

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de viajar a países tropicales se habrá quedado fascinado no solo por sus paisajes y gentes, sino también por su forma de entender la gastronomía. Al recuerdo de exquisitos platos callejeros de pad thai o pho se unen todo un compendio de frutas tropicales, que deleitan y refrescan a todo el que se anima recorrer las calles de Bangkok, La Habana o Hanoi.

Pero no todos saben que, sin salir de España, en la provincia de Granada, nos espera un enclave ideal y sorprendente de aguas cristalinas y aires exóticos. Hasta 17 municipios conforman la llamada Costa Tropical, una región litoral de temperaturas suaves, agradable brisa e impresionantes playas listas para descubrir.

Una aventura exótica made in Spain



En la Costa Tropical, los días se suceden sin prisa y los aperitivos se disfrutan sin aglomeraciones, con una exquisita Alhambra Especial bien fresca, ideal para acompañar a los sabores tradicionales de verano como pescados y gazpachos.

Si nos adentramos en sus zonas más verdes, descubrimos también sus plantaciones de mango y chirimoya, que nos trasladan hasta la isla más paradisíaca del Pacífico; o sus aguacateros, que nos inspiran y nos invitan a crear nuevas recetas que van más allá de la clásica tostada con huevo poché o el guacamole. Acompáñanos en esta aventura exótica made in Spain y descubre todos sus sabores tropicales.

Aguacates todo el año


Las condiciones únicas de la Costa Tropical hacen que sea un lugar perfecto para el cultivo del aguacate o “pera de las Indias”, que fue el nombre que recibió esta fruta cuando los primeros españoles llegaron a América. Variedades como Bacon, Reed o Hass se extienden por regiones como Motril, famosa por su excelente producción.

El aguacatero es un árbol agradecido. Cuando crece con los niveles de temperatura y humedad adecuados, puede generar cosecha durante casi todo el año. De tamaño mediano, interior carnoso y sabor suave, es ideal para incluir en ensaladas o para hacer un tartar con salmón marinado. No obstante, aunque en occidente tengamos la costumbre de comerlo de forma salada, en el sureste asiático es habitual consumirlo como postre. ¿Le damos una oportunidad?

Cómo preparar granizado de aguacate vietnamita



Aunque esta receta de granizado es muy frecuente en los mercados vietnamitas, recientemente se ha viralizado a través de la red social Tik Tok. La preparación es muy sencilla y apenas exige tres ingredientes, aguacate, leche condensada y hielo, que se baten hasta crear una crema.

La densidad del aguacate y la leche condensada es perfecta para obtener un postre con mucho cuerpo, dulce y apto para beber o saborear a cucharadas. También se pueden añadir otros ingredientes como romero o helado de vainilla para conseguir matices muy interesantes.

 Mango, el bocado más jugoso



La más dulce y tropical de las frutas, y todo un símbolo del verano. Nada como combinar su delicioso sabor con un poco de yogur para empezar el día de la manera más fresca y saludable, o quizás con unas especias, a modo de lassi.

Un manjar como este no se puede desperdiciar, por eso los agricultores de la Costa Tropical lo recogen cuidadosamente a mano, para conservar en perfectas condiciones su aspecto y sabor. A pesar de que los mejores llegan entre agosto y noviembre, se puede trocear y congelar para usar en cualquier época del año. Tampoco lo descartes si en tu frutería habitual está aún verde, pues su textura va muy bien con esta rica ensalada.

Cómo hacer la receta de ensalada de mango verde



El contraste entre lo dulce, lo ácido y lo picante son la mejor carta de presentación de esta ensalada de origen tailandés. Existen multitud de versiones de esta receta, pero una de las más comunes se realiza con tiras de mango verde, coco rallado, brotes de soja, cilantro, cacahuetes y gambas o langostinos.

El toque definitivo se obtiene con un rico aliño que se prepara mezclando salsa de pescado, azúcar moreno, lima y un poco de chile tailandés, que además marida muy bien con la cerveza Alhambra Tradicional por sus notas suaves y refrescantes. Es una ensalada completamente adictiva, muy exótica, que se convertirá en un imprescindible para tus veranos.

Papaya, una fruta digna de exposición


Cortar una papaya es todo un gusto para los sentidos. Sus llamativos colores y formas, así como su exquisito aroma y sabor, hacen de ella una de las frutas más atractivas y veraniegas. Aunque su cultivo es más habitual en el extranjero, la Costa Tropical lleva apostando por esa fruta desde hace unos 15 años en municipios como Almuñécar.

Si las hebras o el sabor dulce del mango no son lo tuyo, definitivamente, la papaya es la mejor alternativa. En zumos funciona muy bien con el sabor de la naranja y, a modo de mousse, es toda una exquisitez.

Cómo preparar salsa de papaya y habaneros



Una salsa picante, pero con deliciosos giros de sabor y aromas tropicales. Se elabora triturando pimientos habaneros con papaya, cebolla morada, zumo de limón, vinagre blanco, ajo y tantas especias como matices se le quiera dar. Un poco de jengibre, clavo y canela le darán un resultado muy de la India; pero si añadimos epazote o cilantro seco, nos trasladaremos directamente a México.

Después de batir la mezcla, simplemente hay que cocinar durante unos diez minutos para que se reduzca y los sabores terminen de definirse. Normalmente se sirve fría como acompañamiento de carnes, pero casa también con queso fresco y los habituales frutos secos. ¿El maridaje ideal? Una Alhambra Especial Radler, que con su delicado equilibrio entre acidez y dulzor contrasta a la perfección con el ligero picante de la salsa. 

Imágenes | iStock/piyaset, iStock/JavierGverdudo, Unsplash/john_cameron, iStock/viennetta, iStock/apomares, iStock/Kwanchai_Khammuean, Unsplash/jxk, iStock/sitriel

En el Blog | ¿Poke para cenar? Atrévete a darle un toque andaluz

Compartir