Are you of legal age?
Yes
No

We use our own and third-party cookies to improve our services, perform statistical analyses of our users browsing habits and to facilitate interaction with social networks. If you continue browsing then we assume that you accept the use of cookies.

Malteado
de la cebada

El cereal más usado es la cebada; es el que mejor se presta a ser malteado. Un proceso que transforma el almidón en azúcares fermentables. Para ello, primero se aportan las condiciones de humedad, oxígeno y temperatura con el fin de que germine la cebada. Luego, el aire caliente seca y tuesta el cereal, frenando la transformación interna del grano hasta su uso en la cervecería.

Moliendo
la malta

Convertida la cebada en malta, es preciso que los Maestros Cerveceros extraigan todo su potencial: propiedades aromáticas y de color, azúcares, proteínas, vitaminas y minerales. Esto se logra moliendo el cereal para extraer las enzimas que darán todo el sabor y características propias de cervezas Alhambra.

Preparación
del mosto

Una vez elegida el mejor agua, ésta se calienta lentamente y se añade la malta molida, mezclada con almidón de maíz que aporta frescor y suavidad. En esta fase las enzimas presentes en el cereal se transforman en azúcares fermentables, que podrán ser trabajados por las levaduras y crear, al fin, cerveza.

Filtrado
del mosto

La molienda de la malta no puede ser muy intensa. Dificultaría el proceso de filtrado del mosto necesario para retirar la cascarilla de la malta. Algo que debe hacerse para eliminarlas una vez han proporcionado sus valiosas enzimas. El proceso es similar al de un colador que retira el salvado del cereal.

Ebullición

El mosto, una vez filtrado, se lleva a ebullición por un doble objetivo: por un lado, esterilizarlo y, por otro, retirar una pequeña cantidad de agua mediante evaporación del líquido.

Lupulizado

Los Maestros Cerveceros añaden su mezcla de lúpulos a unas temperaturas determinadas y durante unos tiempos específicos. Si se añade el lúpulo en los primeros momentos del proceso, aportará amargor a la cerveza. Si se hace en una segunda fase, aporta sabor. Los aromas se consiguen añadiendo el lúpulo al final. La receta varía para lograr el aroma y sabor deseados en cada cerveza.

Whirpool

Tras la ebullición y lupulizado, se forma un nuevo sedimento en la cerveza. Mediante un sistema de centrifugado llamado whirlpool se clarifica el mosto ya lupilizado para elaborar cada variedad de Cervezas Alhambra.

Enfriado

Tras la retirada del último sedimento del lúpulo el mosto de la cerveza se enfría. las levaduras son muy sensibles a la temperatura si se sobrepasan. Hemos de introducir el mosto lupulizado y filtrado a la temperatura a la que trabajan las levaduras, dependiendo de si son Lager (6-13 grados) o si son Ale (15-24 grados).

Fermentación

En la fermentación, las levaduras trabajan los azúcares del mosto y lo transforman en alcohol y gas carbónico (C2O), generando sustancias aromáticas inimitables por su complejidad y delicadeza. Debe hacerse a temperatura controlada, baja (6-13 grados) o alta (15-24), dependiendo del tipo de levadura. Si fermenta en la parte alta, obtendremos una cerveza tipo Ale y en la parte baja, una Lager.

Maduración

Ya fermentadas, la cerveza reposa a temperatura fría y controlada para madurar y redondear su sabor. Un proceso importante, sobre todo en la Lager, pues se guarda a baja temperatura para que madure, se asiente, desaparezcan sabores naturales no deseados propios de una cerveza joven y se depositen en el fondo del tanque elementos propios de su elaboración (levadura, proteínas del cereal no solubles…).

Filtrado

Separamos la parte brillante, límpida de impurezas y del resto de componentes que naturalmente ha generado el proceso.

Pasteurización

El paso previo a embotellar la cerveza es la pasteurización. Con este proceso se eliminan microorganismos que pueden alterar la bebida. También permite que el sabor de la cerveza se disfrute durante un tiempo mayor.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12