image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Merluza 'à la nage' o cómo obtener pescados más jugosos sin complicarse Merluza 'à la nage' o cómo obtener pescados más jugosos sin complicarse

Gastronomía

Merluza 'à la nage' o cómo obtener pescados más jugosos sin complicarse

arrow_back Blog

Para un pescado tan delicado como la merluza, proponemos una técnica tradicional de cocina que se traduce en cocer y servir alimentos en un caldo corto. "À la nage" significa "a nado", y es una forma "amable" de cocinar el producto con un resultado ciertamente jugoso.

Por Marida con Alhambra

  • Descubre una de las formas más tradicionales y jugosas de cocinar la merluza

    A menudo en la cocina, como en tantas cosas de la vida, las elaboraciones más sencillas son las que mejor funcionan y con las que mejores resultados se obtienen. Algo que se potencia con la elección adecuada de buenos ingredientes, de materia prima de calidad, y que saben muy bien los grandes chefs que lideran la alta cocina de hoy, basada en una vuelta a los orígenes, a la tradición, al producto.


    Cuando tienes la suerte de llevarte una buena merluza a casa, son las técnicas más básicas y tradicionales las que realmente sacan a relucir sus cualidades y esta es una de ellas. Una de las formas más tradicionales de cocinar es "à la nage". Esta expresión francesa, que en castellano significa "a nado", en cocina se traduce como cocer y servir alimentos en un caldo corto. Es una técnica ideal para cocinar alimentos delicados, pues es “amable” con el producto y con ella se consiguen los pescados más jugosos.


    La merluza "à la nage" es un plato que no sabe de modas -ni falta le hace-. Está en las cartas de los mejores restaurantes del mundo, pero su lugar natural es el corazón del hogar familiar. Una receta humilde que rehúye de complicaciones y excesos, invitando a disfrutar del esplendor de un producto tan nuestro como la merluza.


    Su carne blanca y suave, pero de textura firme, marida de fábula con Alhambra Lager Singular. Allí donde el pescado ofrece un sabor más delicado, mejor se realza su toque aromático y el fondo herbal y a madera que le proporciona el lúpulo.

  • Descubre una de las formas más tradicionales y jugosas de cocinar la merluza
  • Ingredientes

    • 2 lomos hermosos de merluza, con piel
    • 1 cebolla morada
    • 1 puerro
    • 2 zanahorias
    • 1 brócoli
    • 250 ml de caldo de pescado o fumet
    • 50 g de mantequilla
    • Sal
    • Pimienta negra molida
    • Aceite de oliva virgen extra
    • 1 limón
    • Perejil fresco
  • Preparación

    • Paso 1

      Preparamos las verduras. Para ello pelamos y cortamos la cebolla en gajos como de 1 centímetro. Retiramos la parte verde del puerro (reservándola para otras elaboraciones, como caldo), lavamos bien la parte blanca para librarnos de posibles restos de tierra y la cortamos en discos. Pelamos las zanahorias y las laminamos. Separamos los floretes del brócoli y reservamos los de igual tamaño (guardando el resto para otras elaboraciones).

      Paso 1
    • Paso 2

      Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y rehogamos las verduras, excepto el brócoli, durante un par de minutos. Tiempo suficiente para matar su rigidez.

      Paso 2
    • Paso 3

      Añadimos el caldo de pescado y cocemos durante cinco minutos, contando desde el momento en que arranque el hervor. A mitad de cocción incorporamos el brócoli, que solo necesita un par de minutos para quedar tierno. Retiramos las verduras del caldo y las reservamos en caliente.

      Paso 3
    • Paso 4

      Sumergimos los lomos de merluza en el caldo, con la piel hacia abajo, tapamos la sartén y cocemos durante cinco minutos, a fuego muy suave y dejar que llegue a hervir. Retiramos la merluza y la reservamos en caliente.

      Paso 4
    • Paso 5

      Introducimos el caldo en el vaso de una batidora, agregamos la mantequilla, que se fundirá por efecto del calor, y batimos hasta blanquear.

      Paso 5
    • Paso 6

      Montamos los platos colocando los lomos de merluza en el centro y rodeándolos con las verduras. Regamos con el caldo y espolvoreamos con pimienta negra. Servimos inmediatamente acompañando cada ración con rodajas o gajos de limón y perejil fresco.

Con qué acompañar y maridar la merluza 'à la nage'

El sabor suave y la textura jugosa de un pescado tan noble como la merluza se ve realzado al maridarlo con Alhambra Lager Singular, una cerveza ligera, equilibrada de amargor suave con matices únicos, ligeros y afrutados.


Brillante, con un inconfundible color ámbar intenso y su espuma cremosa. Alhambra Lager Singular es perfecta para armonizar con pescados blancos en platos frescos como este, con la singularidad que le confiere el proceso de fermentación lenta con que se elabora y que invita a ser saboreada sin prisas, disfrutando al mismo tiempo de todos los matices que ofrece un plato de apariencia tan humilde como esta merluza "à la nage".


Podemos redondear el menú con un entrante liviano como un consomé tradicional o una clásica crema de calabacín. Y, por supuesto, acompañar el conjunto con una buena hogaza de pan artesanal.

  • Slide 1

Otros pescados que se pueden cocinar 'à la nage' y que maridan a la perfección con Alhambra Lager Singular

  • Bacalao


El bacalao es uno de los pescados blancos más deliciosos. Fresco tiene una textura firme y consistente, pero fácilmente “deslascable, y un sabor delicado que conviene dejar al descubierto usando el menor número posible de condimentos y guarniciones. Al bacalao le van bien aliños suaves que no le roben protagonismo.


Del mismo modo, una Alhambra Especial acompañada de un bacalao cocinado "à la nage" ofrecerá matices más complejos con los que redondear en boca cada bocado. Su malta pilsen, de tueste bajo, le proporciona notas a cereal y un mayor cuerpo que despliega todo todo un disfrute lleno de matices en el paladar, cuando se acompaña de elaboraciones tan sencillas.


  • Salmón


El salmón es un pescado increíblemente versátil que se puede cocinar de mil maneras o consumir crudo. Soluciona por igual una cena ligera que una comida con más empaque, si lo servimos con una buena guarnición que complete el plato. Preferiblemente fresco y salvaje, para aprovechar al máximo todo su potencial. 


El perfil graso del salmón encuentra en Alhambra Lager Singular una pareja ideal. Este pescado tiene sabor suficiente como para mantenerse al nivel de su cuerpo. Además, el fondo aromático y ligeramente amargo de la cerveza limpia el paladar después de cada bocado.


  • Atún


Aunque lo hemos mencionado con el salmón, lo cierto es que en versatilidad no se queda atrás el atún. Un pescado que mantiene el tipo en sabor y textura en cualquier elaboración y siempre -que se trate adecuadamente- con buenos resultados. Crudo, tiene un fondo salado, terso y sabroso, pero cocinado esos sabores se despliegan y brillan con más luz.


El atún marida excepcionalmente bien con una Alhambra Lager Singular. Los sabores sutiles de fondo y el toque a mar del pescado potencian el punto fragante del lúpulo de tipo Nugget que Cervezas Alhambra usa en sus elaboraciones. Sus aromas herbales y a madera se exhiben en todo su esplendor y se crea una sensación suave en boca que no lucha contra las notas a mar del atún, sino que encuentra en ellas una simbiosis placentera y elegante.

 

  • Rape


Si hay un pescado que nos llama la atención siempre que vamos a la pescadería, es el rape. Su carne tersa, blanca y con consistencia es ideal para los que buscan un pescado con carácter y personalidad, y su cabeza no puede faltar en ningún caldo o fumet de pescado que se precie.


Una Alhambra Lager Singular marida con rape fácilmente y sin opacarlo en boca. La cuidada selección de lúpulos con que se elabora esta cerveza casa a la perfección con ingredientes de sabor más discreto, aportando mucho equilibrio. Además, sus matices a fruta fresca y cereal tostado y su cuerpo, fruto de un proceso de fermentación en el que la levadura cobra protagonismo y la dota de carácter, componen un abanico de tonalidades gustativas que encuentran en el rape un auténtico lienzo en blanco donde destacar.



Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete