image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Lentejas guisadas, una receta que reconforta el cuerpo… y el alma Lentejas guisadas, una receta que reconforta el cuerpo… y el alma

Gastronomía

Lentejas guisadas, una receta que reconforta el cuerpo… y el alma

arrow_back Blog

Aprovechemos que ha llegado el frío para deleitarnos con un delicioso guiso de lentejas preparado de modo tradicional.

Por María José Amengual

  • Cómo hacer la mejor receta de lentejas guisadas

    Hay recetas que inevitablemente nos producen un agradable estado de ánimo. Recetas que son especiales tanto por su elaboración tradicional como por lo que significan cuando las degustamos, pues nos transmiten el calor de nuestro hogar, del saber hacer en la cocina y del alma de un guiso que ha pasado de generación en generación. Del mismo que los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra ponen atención en cada detalle para preservar su esencia en cada una de sus creaciones. 


    Un sencillo guiso de lentejas puede convertirse en la receta ideal para preparar en un día de frío y volver a recordar los sabores de siempre. Como cuando nuestras abuelas, con paciencia y cariño, dedicaban el tiempo que fuera necesario para obtener el mejor de los resultados, convirtiendo el momento de reunirse la familia alrededor de la mesa en una experiencia única.


    Vale la pena reservar un espacio de nuestro tiempo para cocinar comida real, la de siempre, sin prisas. Nos sorprenderemos al descubrir que conseguirlo no es tan difícil ni supone un esfuerzo tan grande como puede parecer. Basta con volver la vista hacia las cosas que realmente dejan poso, como los momentos vividos con los cinco sentidos... momentos para recordar. 

  • Cómo hacer la mejor receta de lentejas guisadas
  • Ingredientes

    • 250 g de lentejas
    • 1 pimiento verde italiano pequeño
    • 1/2 cebolla
    • 1/2 puerro
    • 2 zanahorias
    • 1 patata mediana
    • 80 g de salsa de tomate casera
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal
    • 1 diente de ajo
    • 1 hoja de laurel
    • 1 cucharadita de café de pimentón dulce
  • Preparación

    • Paso 1

      Comenzamos poniendo las lentejas en un colador y lavándolas bajo el chorro de agua.

      Paso 1
    • Paso 2

      Picamos la cebolla, la zanahoria, el pimiento verde, el puerro y el ajo.

      Paso 2
    • Paso 3

      En una olla ponemos tres cucharadas de aceite de oliva a calentar, añadimos las verduras excepto el tomate y las sofreímos a fuego bajo durante cinco minutos, salándolas ligeramente. Añadimos la salsa de tomate casero y dejamos cocer durante tres minutos más.

      Paso 3
    • Paso 4

      Añadimos las lentejas, la hoja de laurel y las patatas rasgándolas con el cuchillo. Damos unas vueltas con una cuchara  y dejamos cocer todo junto dos minutos.

      Paso 4
    • Paso 5

      Añadimos agua fría hasta que cubra las lentejas como dos centímetros por encima. Salamos, añadimos el pimentón dulce y dejamos cocer tapadas durante cincuenta minutos hasta que la lentejas estén hechas y la patata tierna. Servir calientes.

      Paso 5

Trucos y consejos para prepararlas

¿Qué variedad de lenteja escogemos?

Las dos variedades más comunes son pardina y rubia castellana. La primera es más pequeña y es habitual usarla en ensaladas, aunque también puede guisarse, pero precisamente por su tamaño necesita menos tiempo de cocción. La rubia castellana es la más usada para preparar guisos, porque aguanta muy bien el fuego.


¿Hay que remojar previamente las lentejas?

No es necesario remojar las lentejas, pero simpre tienen que limpiarse para eliminar impurezas, como tierra o piedras, antes de meterlas en la olla. El remojo la noche anterior es conveniente si nos interesa acortar el tiempo de cocción y obtener un sabor más intenso. En ese caso debemos ir con cuidado para que no se rompan o pierdan el hollejo, la delicada piel que las cubre.


El sofrito es imprescindible

En cualquier guiso el sofrito es la base del sabor. Lo mejor es usar verduras frescas -tomate, cebolla, puerro, ajo, patata-, pero también puede añadirse chorizo, tocino o morcilla para un sabor más intenso. Imprescindible también añadir una hoja de laurel. Si nos gusta una textura más espesa, podemos triturar las verduras con el líquido antes de añadir las lentejas.


¿Qué proporción de agua es la ideal?

Según la olla que usemos esta proporción será diferente. Si usamos una olla tradicional por cada vaso de lentejas podemos calcular unos cinco vasos de agua, si usamos una olla exprés serán suficientes tres vasos de agua. Es importante no quedarnos cortos de agua, para que las lentejas no queden pastosas. Podemos añadir más agua, pero siempre caliente o el cambio de temperatura provocará que las lentejas pierdan el hollejo.


¿Cuál es la mejor cocción?

Las prisas para recuperar los sabores de antes no son aconsejables con esta receta, por eso lo mejor es usar un fuego bajo, pero para ello necesitaremos disponer de algo tiempo. Como mínimo vamos a necesitar una hora para tener listo este plato. Que el resultado sea más o menos caldoso variará según los gustos personales.

  • Slide 1

Con qué maridar el guiso de lentejas

Las lentejas son un plato de sabor suave que contrastan deliciosamente con gustos más intensos, como la cebolla o la guindilla, también combinan con encurtidos pues el vinagre de estos ofrece un sabroso contraste. Por eso, lo ideal es servir esta receta con un plato en el que habremos dispuesto cebolla pelada y cortada en tiras anchas o unos pepinillos y cebolletas en vinagre.


Para maridar, una Alhambra Barrica de Ron Granadino será la elección perfecta. Una cerveza que necesita tiempo y cuidado en su elaboración, que despierta un disfrute consciente y nos descubre todo un universo de matices. Una variedad intensa pero de sutiles notas aromáticas, de madera y especias dulces con un amargor ligero, recuerdos a frutas maduras y un toque aderezado que combina muy bien con el sabor suave de las legumbres, especialmente de las lentejas.



En el Blog |  Pollo al horno con verduras asadas, la grandeza de lo sencillo

Compartir