image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Crème brûlée Crème brûlée

Gastronomía

Crème brûlée

arrow_back Blog

Aquellas recetas con una historia que cuenta sus orígenes son siempre las más interesantes. Historias que nos transportan a otras épocas y evocan otras formas de vida, pero que se han ido transmitiendo de generación en generación hasta llegar a nosotros. Si, además, son recetas deliciosas y fáciles de preparar, reúnen todos los requisitos para que queramos probarlas.

Por María José Amengual

  • Crème brûlée

    Aquellas recetas con una historia que cuenta sus orígenes son siempre las más interesantes. Historias que nos transportan a otras épocas y evocan otras formas de vida, pero que se han ido transmitiendo de generación en generación hasta llegar a nosotros. Si, además, son recetas deliciosas y fáciles de preparar, reúnen todos los requisitos para que queramos probarlas.

    Algunas de estas recetas las conocemos por nuestras madres y abuelas, pues las hemos disfrutado en nuestros hogares desde la infancia. Otras las hemos descubierto a través de algún amigo o conocido o, tal vez, las hemos probado en un viaje y nos hemos interesado por conocer cómo se preparan.

    Muchas veces, nos encontramos con que una misma receta forma parte de la historia gastronómica de varios países, en los que se elabora con algunas pequeñas diferencias en cuanto a los ingredientes utilizados o los pasos a seguir, pero manteniendo su esencia y su origen común.

    Así ocurre con la crème brûlée, postre francés pero cuyo origen se atribuye también a España (crema catalana) o Gran Bretaña (crema inglesa). Sea como fuere, lo cierto es que la primera vez que se recogió esta receta fue en un libro francés de repostería en 1691. Su elaboración se divide en tres pasos principales: la cocción de los ingredientes en el fuego, el horneado y el caramelizado, con el que se consigue un delicioso contraste entre una crujiente capa azucarada y una interior suave.

  • Crème brûlée
Tiempo:
Dificultad:
Para personas
  • Ingredientes

    • 200 ml de leche entera
    • 100 g de yemas de huevo (aproximadamente 6)
    • 75 g de azúcar
    • 250 g de nata líquida con 35% M.G.
    • 1 rama de canela
    • Azúcar para quemar
  • Preparación

    • Paso 1

      Comenzamos hirviendo la leche y la nata en un cazo junto con la rama de canela. Una vez que hierva, dejamos reposar media hora tapado el cazo para que infusione la canela.

      Mientras tanto, en otro bol batimos las yemas junto con el azúcar.

      Paso 1
    • Paso 2

      Para evitar los grumos, incorporamos poco a poco la leche y la nata colándolas a través de un colador.

      Paso 2
    • Paso 3

      Rellenamos unos ramequines o cazuelitas refractarias con la mezcla.

      Horneamos las cazuelitas durante una hora aproximadamente, en un horno precalentado a 150ºC.

      Paso 3
    • Paso 4

      Una vez fríos o ligeramente templados, espolvoreamos la superficie de la crema con el azúcar y quemamos con un soplete de cocina.

      Paso 4
    • Paso 5

      Esta crema está deliciosa bien fría. Para ello, lo mejor es que una vez hayamos quemado la superficie la guardemos en la nevera hasta el momento de servir. Esto incrementará la dureza de la capa azucarada y el contraste con la crema será aún más intenso. Puede que incluso debamos golpear con la cucharilla la superficie de azúcar quemado para poder acceder a la base cremosa.

      Paso 5

Con qué acompañar la crème brûlée

Una Alhambra Baltic Porter es el maridaje perfecto para esta receta, pues al igual que ella, se trata de una cerveza cuidada y singular, creada para apreciar la belleza que solo puede conseguirse a base de dedicación y de tiempo. Sus intensos aromas ahumados, a chocolate y café, la convierten en el acompañamiento ideal para una crème brûlée. Y es que la cremosidad de la receta y la intensidad del azúcar equilibrarán sus matices y la harán aún más sedosa.

Se trata de una cerveza larga y profunda, creada para disfrutar lentamente, respetando la tradición. Un sabor que se redescubre a cada trago y que va seduciendo lentamente, al igual que esta receta de crème brûlée, cuya dulce intensidad se incrementa con cada cucharada. 

  • Slide 1

Vota aquí:

Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete