image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Pescaíto frito al estilo andaluz: nunca es tarde para aprender a preparar este clásico

arrow_back Blog

Una receta típica de la gastronomía del sur que podemos preparar en casa para un aperitivo o cena sencilla

Por María José Amengual

  • Paso a paso para elaborar en casa esta fritura

    Pensar que una receta está ligada a una estación concreta es una creencia que muchas veces podemos esquivar. Así ocurre con esta propuesta, que podemos disfrutar durante todo el año y que no tiene por qué quedar relegada a los meses estivales. Después de las comilonas de las fiestas navideñas, apetecen otros sabores menos densos que acompañen nuestros aperitivos y cenas.


    La fritura andaluza es todo un clásico que podemos recrear en nuestra cocina sin demasiadas complicaciones. Acompañar el pescaíto frito que hayamos escogido con una Alhambra Singular es  el mejor remedio para regresar a la rutina del día a día, sabiendo que podremos seguir compartiendo momentos especiales con los nuestros.


    Dejemos atrás las elaboraciones complicadas y centrémonos en recuperar la cocina "de toda la vida", la de nuestras madres y abuelas, usando pocos ingredientes, pero de sabor intenso, como este pescaíto frito cuyo origen se remonta al siglo III a.C., cuando los navegantes fenicios lo introdujeron en ciudades como Gadir (Cádiz), Abdara (Adra) o Sexi (Almuñecar). Por algo será que esta elaboración se ha mantenido hasta nuestros tiempos. 

  • Paso a paso para elaborar en casa esta fritura
Tiempo: 1 hora (más el tiempo de congelación)
Dificultad: fácil
Para 4 personas
14 votos
  • Ingredientes

    • 1/2 kg de boquerón
    • Harina de trigo para rebozar
    • Aceite de oliva virgen extra
    • Sal
  • Preparación

    • Paso 1

      Lo mejor es preparar esta receta de un día para otro, porque vamos a congelar el pescado una vez lo tengamos limpio. Empezamos pues limpiando los boquerones. Con el dedo, los abrimos por la parte inferior y retiramos todas las tripas. Les extraemos también la cabeza y sacamos la espina central. Todo sale realmente fácil, pero debemos ir con cuidado de no romperlos porque este es un pescado delicado, sobre todo si es pequeño. 

      Paso 1
    • Paso 2

      A medida que vayamos limpiando el boquerón, lo colocamos sobre una bandeja que quepa en el congelador. La cubrimos con papel film, para evitar que el contacto directo con el frío estropee el pescado, y lo congelamos. Cuando lo queramos consumir, tendremos que sacarlo con tiempo suficiente para que se descongele. Una vez descongelado, lo pasaremos por agua limpia y lo secaremos bien.

      Paso 2
    • Paso 3

      Salamos el pescado ligeramente. Ponemos harina en un bol y lo rebozamos sacudiéndolo un poco, para que no quede demasiada harina en cada boquerón.

      Paso 3
    • Paso 4

      Calentamos aceite en una sartén y procedemos a freír los boquerones por tandas, cuidando de darle la vuelta para que no se quemen.

         

      Paso 4
    • Paso 5

      A medida que los vamos sacando del aceite, los colocamos sobre una bandeja recubierta con papel de cocina, para que absorban el exceso de aceite. Servimos los boquerones bien calientes.

      Paso 5

Con qué acompañar el pescaíto frito

El pescaíto frito es todo un icono de la gastronomía española. Pese a su aparente sencillez, se trata de una técnica culinaria que ha ido perfeccionándose a lo largo de los siglos hasta convertirse en nuestros días en un imprescindible de la cocina del sur.


Lo delicioso de este plato es que podemos servirlo en el aperitivo, pero también como segundo plato en nuestro menú, acompañado con una ensalada de hojas verdes variadas. El añadir zumo de limón o una salsa mayonesa dependerá de nuestros gustos personales, pero son opciones que podemos tener en cuenta.


Para maridar nuestro pescaíto, una Alhambra Singular será la combinación ideal: una variedad equilibrada y de amargor suave que se traduce en un sabor único que ayudará a resaltar el sabor del pescado y refrescará los sabores grasos del plato. Una cerveza singular que nos permitirá disfrutar de suaves notas afrutadas y florales que se intensifican a cada trago.

  • Slide 1

Cinco trucos para triunfar preparando pescaíto frito

  1. ¿Qué pescado escogemos? Como en todas las recetas, la elección de la materia prima es clave para que el resultado sea perfecto. Entre los pescados y mariscos más típicos para esta preparación se encuentran los chopitos, el cazón, los chanquetes, la merluza, los boquerones, las pijotas o los calamares. Podemos escoger una única variedad, como ha sido este caso, o comprar varias y degustarlas a las vez.

  2. Limpieza y troceado. Los pescados muy pequeños no necesitan que les quitemos el interior. A partir del tamaño del boquerón sí que es necesario eliminarlo, como explicado en la receta. Los calamares y sepias deberán ser lavados, eliminando la cabeza, el 'pico' y la 'pluma', y cortados en rodajas. Los pescados muy grandes, como el cazón, el bacalao o la merluza, se deberán cortar. Tradicionalmente, los dos primeros se suelen cortar en cubos de un par de centímetros de lado, y la merluza, en rodajas.

  3. El rebozado. El pescaíto frito se reboza con harina, nada de huevo, es la propia humedad del pescado la que ayuda a que el rebozado se pegue.

  4. La fritura. Debemos escoger un buen aceite de oliva virgen extra para freír el pescado. Para que el pescado quede crujiente por fuera y tierno por dentro, el aceite tiene que estar muy caliente, pero sin llegar a humear, alrededor de los 180º. El tiempo de fritura depende de su tamaño. A los más pequeños les bastará con un minuto y los más grandes necesitarán como mínimo dos.

  5. El escurrido del pescado. Es importante dejar reposar el pescado sobre papel absorbente para eliminar la grasa sobrante.

Vota aquí:

14 votos

Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete