image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Tarta de requesón con fresas, un capricho irresistible y de alma campestre

arrow_back Blog

Una sorprendente combinación de sabores que enamora a los amantes de las tartas de queso (y a los que no lo son)

Por María José Amengual

  • Cómo preparar tarta de requesón con fresas: una deliciosa receta casera

    Hay platos cuya preparación es todo un ritual y cuyo resultado, de apariencia algo rústica y maravillosamente imperfecta, encierra toda la belleza que puede surgir de la mezcla de los mejores ingredientes. Eso es lo que ocurre con esta tarta de requesón, un capricho irresistible que se prepara apenas sin esfuerzo. 


    Y, para saborear esta explosión de matices en todo su esplendor, nada como apostar por generar toda una experiencia gastronómica de la mano de Cervezas Alhambra y la variedad Alhambra Baltic Porter. Ha llegado el momento de experimentar, como hacen continuamente los maestros cerveceros de la casa granadina en busca de combinaciones sorprendentes de sabores.


    Para lograr que esta tarta tenga la consistencia ideal, lo mejor es prepararla con la suficiente antelación, incluso el día anterior, y guardarla en la nevera hasta el momento de llevarla a la mesa. De este modo, gracias al frío, los ingredientes que la conforman se asentarán y no se romperá ni al desmoldarla ni al cortarla en porciones.

  • Cómo preparar tarta de requesón con fresas: una deliciosa receta casera
  • Ingredientes

    • 300 g de requesón
    • 3 yogures naturales
    • 50 g de harina de trigo
    • 150 g de azúcar
    • 3 huevos
    • Mantequilla para engrasar el molde
  • Preparación

    • Paso 1

      Comenzamos untando un molde redondo de unos 23 centímetros de diámetro con un poco de mantequilla. Espolvoreamos la base con un poco de harina o bien la forramos con papel de hornear y untamos los laterales también con mantequilla. Precalentamos el horno a 175ºC.

      Paso 1
    • Paso 2

      En un bol, mezclamos el requesón, los yogures, los huevos, la harina y el azúcar.

      Paso 2
    • Paso 3

      Batimos con unas varillas o una batidora de mano hasta que todos los ingredientes estén integrados.

      Paso 3
    • Paso 4

      Vertemos la masa en el molde que teníamos reservado.

      Paso 4
    • Paso 5

      Horneamos a 175ºC durante 50 minutos. Enfriamos dentro del molde y guardamos en el frigorífico. A la hora de servir, decoramos la tarta con fresas frescas.

      Paso 5

Con qué acompañar la tarta de requesón

Esta tarta de requesón tiene un sabor tan delicioso que puede servirse sin necesidad de acompañarla de ningún otro ingrediente, pero estará deliciosa con unas fresas, aprovechando la temporada más esplendorosa de esta fruta. El contraste de sabores es espectacular, de ahí que sea una combinación muy popular. Otra opción es untar la superficie de la tarta con nuestra mermelada preferida, ya sea de fresas, de moras o de arándanos, pues la acidez de la fruta hace un buen contraste con la cremosidad del queso.


Y, para maridar este postre y apostar por la experimentación, Alhambra Baltic Porter se perfila como la bebida ideal. Se trata de una cerveza en la que se han intensificado los aromas ahumados, a chocolate y café, y se ha suavizado la textura, equilibrando los matices y haciéndola más sedosa en el paladar.  Una variedad de Cervezas Alhambra larga y profunda, creada para disfrutar lentamente, como se merece esta tarta de requesón, un postre cremoso con un toque caramelizado que queda resaltado por el amargor suave y moderado y la textura delicada de esta variedad.

  • Slide 1

El sabroso origen de las tartas de queso

Aunque parezca que las tartas de queso son un postre moderno, lo cierto es que son el resultado de una larga tradición repostera que hunde sus raíces en la Antigua Grecia, remontándose las primeras noticias que tenemos de este postre a más de 4000 años hacia atrás. 


Fue concretamente en la isla de Samos donde esta tarta se consideraba el alimento ideal para que se llenaran de energía los primeros atletas de los Juegos Olímpicos. La primera receta escrita de pastel de queso, obra de Ateneo, data del año 230 d.C, aunque entonces la receta consistía en triturar queso y calentarlo al fuego mezclado con miel y harina, dejándolo enfriar posteriormente antes de degustarlo. Los romanos perfeccionaron la receta, incluyendo huevos y bautizándola como libuma.


La receta se extendió por toda Europa y se fue modificando según las tradiciones gastronómicas de cada país. Los colonos que emigraron a América la llevaron consigo y allí pasó a ser una de las recetas más famosas de todo el continente.

La receta tradicional de cheesecake se atribuye a un joven alemán llamado Reuben que llegó a Estados Unidos para ser chef.  Pero no solo allí la tarta de queso es famosa, en Italia se prepara con queso mascarpone, ricotta y miel, en Grecia se hace con feta o Mizithra; en Alemania, con queso cottage, en Japón se combinan claras de huevo y almidón de maíz, y también podemos encontrar variedades elaboradas con queso azul, o incluso chiles picantes o tofu, entre otros ingredientes. 

Compartir


>