image image

¿Eres mayor de edad?

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestra web y nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante la obtención de datos para perfilar sus hábitos de navegación.

Si continúa navegando sin cambiar su configuración web estará aceptando el uso de cookies en esta página web. Para más información, así como con el objeto de que pueda retirar su consentimiento o cambiar la configuración de cookies en cualquier momento, consulte nuestra Política de Cookies.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Receta de croquetas de jamón ibérico y huevo duro

arrow_back Blog

Un clásico irresistible, que aprenderemos a preparar paso a paso para que nos queden unas croquetas crujientes y sin grumos.

Por María José Amengual

  • El arte de cocinar con mucho cariño

    Las mejores recetas son fruto de la paciencia y la dedicación. Así nos lo han transmitido nuestras madres y abuelas, que con mimo infinito, poniendo intención en cada detalle para hacernos sentir algo único, consiguen que hasta unas sencillas croquetas, con un exterior crujiente y un interior que se funde en la boca, se conviertan en un bocado exquisito.  


    Transmitir ese saber hacer fruto de la experiencia es un arte que no debemos dejar que se pierda. La cocina es el corazón del hogar y donde se forjan los primeros recuerdos de nuestra infancia. Aromas y sabores que permanecerán para siempre en nuestra memoria. Momentos en los que los pequeños detalles lo son todo.


    Del mismo modo, los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra, saben que las mejores cervezas son fruto de la experiencia, la esencia y la tradición, y que para conseguir ese producto especial, es necesaria una cuidada selección de los mejores ingredientes y un esmerado proceso creativo.



  • El arte de cocinar con mucho cariño
  • Ingredientes

    • 600 ml de leche entera
    • 1 cucharada sopera de mantequilla
    • 2 cucharadas soperas colmadas de harina
    • 100 g de jamón ibérico cortado grueso
    • 2 huevos duros
    • 2 huevos para rebozar
    • Pan rallado
  • Preparación

    • Paso 1

      Empezamos troceando el jamón en cuadraditos pequeños.

      Paso 1
    • Paso 2

      Ponemos en una sartén la mantequilla y la harina y las dejamos calentar, removiendo siempre.

      Paso 2
    • Paso 3

      Cuanto se funde la mantequilla, removemos con una espátula o cuchara y agregamos la mitad del jamón, para que este quede envuelto en esa masa o roux.

      Paso 3
    • Paso 4

      Muy despacio, vamos añadiendo la leche, dejando que la masa la vaya absorbiendo antes de añadir más, de este modo no se formarán grumos. Conforme la bechamel va espesando, terminamos de añadir toda la leche. Antes de añadir sal mejor probar la masa, porque el jamón puede ser más salado y tal vez no haga falta.

      Paso 4
    • Paso 5

      Pelamos y picamos los huevos.

      Paso 5
    • Paso 6

      Cuando prácticamente la bechamel esté en su punto, añadimos el resto del jamón y el huevo y removemos. Retiramos del fuego y dejamos enfriar completamente.

      Paso 6
    • Paso 7

      Cuando la pasta está bien fría, formamos las croquetas y las envolvemos en huevo batido y pan rallado.

      Paso 7
    • Paso 8

      Por último, freímos las croquetas en aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las colocamos sobre una bandeja cubierta con papel absorbente para que pierdan el exceso de grasa. Servimos calientes.

      Paso 8

Cómo conseguir unas croquetas perfectas

Nada es más descorazonador, que preparar con mimo una masa de croquetas, seguir todos los pasos al pie de la letra y ver cómo no conseguimos dar forma a las croquetas porque la masa es demasiado blanda o que las croquetas se abran al freírse. Pero hay una serie de trucos que nos permitirán salir airosos al elaborarlas, y presumir de unas croquetas tan deliciosas como las de nuestra madre.


1. No hay nada peor que una bechamel con grumos, para conseguir que sea lisa y cremosa, el único truco es una vez que se ha cocinado la harina ir echando la leche muy poco a poco y removiendo sin parar. La leche para que la masa quede más cremosa mejor que sea entera. 


2. Si la masa de las croquetas nos queda demasiado blanda, con lo que no podremos darles la forma adecuada, suele deberse a que la bechamel no ha cocido lo suficiente y le falta espesar. No tengáis prisa en prepararla y dejad que cueza hasta que se despegue de las paredes. 


3. Para que las croquetas tengan todas el mismo tamaño, lo mejor es coger las porciones de masa con ayuda de una cuchara de helados. También podemos poner la masa dentro de una manga pastelera con una boquilla ancha, formar churros y después cortarlos del mismo tamaño con ayuda de un cuchillo. 


4. Conseguir una fritura perfecta, con un exterior dorado y un interior bien hecho es muy fácil si mantenemos el aceite de la fritura en temperatura constante de 180ºC. Para ello, debemos evitar echar demasiadas croquetas a la vez y sacar toda una tanda antes de freír la siguiente. Si el aceite está a la temperatura perfecta, evitaremos también que las croquetas se abran.

  • Slide 1

Con qué acompañar las croquetas de jamón ibérico y huevo duro

Las croquetas son una receta tan versátil que resultan perfectas para servirlas como aperitivo, segundo plato o en una cena ligera con una ensalada de hojas verdes. Es difícilmente superable la tentación de llevarnos a la boca uno de estos deliciosos manjares y de seguir repitiendo hasta no dejar ni una.


Lo ideal es servirlas calientes, recién escurridas del aceite. Es entonces cuando el exterior está muy crujiente y podemos saborear las mejores croquetas. Si las preparamos para servir como aperitivo, estarán deliciosas maridadas con una Alhambra Numerada en Barrica de Palo Cortado. Esta cerveza ha sido criada en barricas que han contenido vino Palo Cortado, lo que le transmite diferentes matices aromáticos como el intenso sabor a uvas pasas o frutos secos, creando un delicioso contraste con el sabor salado del jamón y la cremosidad de la bechamel.  Para disfrutar desde la primera a la última. 


Compartir


>