image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Crema de calabaza con trufa negra, receta para una cena especial

arrow_back Blog

Una receta cuyo ingrediente principal es un clásico de otoño, en una versión más especial y deliciosa gracias al toque de trufa negra.

Por María José Amengual

  • Un plato reconfortante, sencillo y exquisito

    Con la llegada del otoño, los bosques se tiñen de ocres, naranjas y marrones, para recordarnos que el invierno está a la vuelta de la esquina y que nos esperan muchas tardes en las que podremos disfrutar del calor de nuestro hogar. Qué mejor forma de aprovechar esta tranquilidad, que propiciar momentos especiales con los nuestros, preparando, por ejemplo, una deliciosa cena.


    Incluso en nuestras cocinas, los ingredientes se impregnan de las tonalidades del otoño y nos invitan a elaborar deliciosos platos con ellos. De entre todos los matices que colorean la estación en la que que nos encontramos, el naranja destaca sobre los demás. Naranja es la calabaza, uno de los ingredientes más habituales en las recetas de esta época, que unida al aroma a bosque de la trufa potencia en nuestros sentidos la agradable sensación de disfrutar del momento, sin perdernos un detalle. 


    Mientras esperas a que se cuezan los ingredientes de la crema de calabaza con trufa negra, acomódate en tu sillón preferido y sírvete una Numerada criada en barrica de Pedro Ximénez. Todo el abanico de aromas que bullen en tu cocina intensificarán sus matices ajerezados.  Un anticipo sensorial del delicioso contraste que se produce al maridar el delicado sabor de la crema con las notas a fruta madura de la cerveza, mezcladas con sus toques a caramelo tostado y chocolate.

  • Un plato reconfortante, sencillo y exquisito
  • Ingredientes

    • 1,5 Kg de calabaza
    • 1 pera
    • 1 manzana
    • 1/2 naranja
    • 500 ml de leche
    • 100 ml de agua
    • 100 ml de nata líquida
    • Nuez moscada rallada
    • Jengibre fresco rallado
    • Sal
    • Pimienta negra recién molida
    • 50 ml de crema fresca
    • Aceite de oliva virgen extra aromatizado a la trufa negra
    • Trufa negra fresca para decorar
  • Preparación

    • Paso 1

      Empezamos pelando y cortando la carne de la calabaza en trozos.  

      Paso 1
    • Paso 2

      Pelamos la pera y la manzana. Las cortamos también en trozos

      Paso 2
    • Paso 3

      Pelamos la naranja sin dejar nada de la parte blanca y la troceamos también.

      Paso 3
    • Paso 4

      En una cazuela ponemos las frutas, la calabaza y un poco de jengibre fresco rallado. Añadimos 100 mililitros de agua, salpimentamos y agregamos la leche y la nata a la cacerola. Rallamos la nuez moscada. Cocemos a fuego medio hasta que la calabaza esté ligeramente blanda, bajamos entonces el fuego al mínimo y dejamos cocer durante 40 minutos.

      Paso 4
    • Paso 5

      Trituramos los ingredientes con una batidora para que quede una crema bien fina, rectificamos de sal y pimienta. Servimos con un poco de crema fresca y trufa.

      Paso 5

Trucos y consejos

Cuando lo que buscamos es un primer plato nutritivo o una cena sencilla y fácil de preparar, una crema de verduras siempre es una buena opción. Y de entre todas las posibilidades de ingredientes, la calabaza es, sin duda, la mejor, por su reconfortante resultado y por ser la máxima exponente de la estación otoñal. Conseguir una crema más especial no es nada difícil siguiendo alguno de estos trucos:


  1. Asar la calabaza previamente en el horno reducirá notablemente su contenido en agua, concentrará su sabor y dulzor, y aportará cremosidad de forma natural, otorgándole un delicioso matiz tostado.  
  2. Las hierbas aromáticas (romero, tomillo, estragón, cebollino, eneldo) añadidas a la calabaza mientras se está asando le darán un toque fresco al resultado final que es difícil de superar. Si te gustan las especias no dudes en utilizarlas. 
  3. Para conseguir una textura suave y delicada, solo hay que triturar la crema una vez que haya enfriado. Es más fácil que quede grumosa cuando se tritura en caliente. 
  4. Usa una batidora lo más potente posible. Si es de vaso mejor que de brazo. 
  5. Para evitar totalmente los grumos y conseguir una consistencia delicada, es aconsejable después de triturar la crema, pasarla por un chino o un colador.
  • Slide 1

Otras recetas de calabaza

El sabor dulce y suave de la calabaza convierte a esta hortaliza en un aliado indispensable en la cocina, pues conquista fácilmente incluso a los paladares más exigentes. Además, con ella pueden elaborarse recetas tanto dulces como saladas y admite hacerse al horno, cocida, a la plancha, salteada, frita, al vapor... La crema de calabaza es un clásico de la gastronomía, pero hay otras formas de sacarle todo el partido: 


Calabaza rellena de arroz: la lavamos y cortamos longitudinalmente, la rociamos de aceite y la asamos hasta que esté tierna. Retiramos la pulpa. En una sartén hacemos un sofrito con ajo, cebolla y espinacas, todo bien triturado, y la pulpa de la calabaza. Hervimos arroz y mezclamos con el sofrito. Rellenamos y gratinamos.


Calabaza frita: pelamos y cortamos la calabaza en bastoncitos, los repartimos en una fuente y los horneamos unos 45 minutos, los retiramos y los dejamos enfriar. Calentamos aceite, salamos, condimentamos los bastoncitos de calabaza al gusto y cuando el aceite está caliente, los vamos friendo hasta que se doren. 


Mermelada de calabaza: pelamos y troceamos la calabaza. La colocamos en una cazuela con la mitad de azúcar, moreno o blanco, y la dejamos cocer, a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se pegue, hasta conseguir la textura deseada. 


Buñuelos de calabaza: hervimos la calabaza y la reducimos a puré. La mezclamos con harina, levadura, un poco del agua de la cocción y gaseosa, hasta conseguir una masa blanda y suave. Dejamos reposar una hora. Calentamos aceite en una sartén y vamos echando cucharadas de masa hasta que se doren. Espolvoreamos con abundante azúcar y servimos.  


Compartir


>