image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear
Esta es la canción más popular del mundo y tú también la cantas. Esta es la canción más popular del mundo y tú también la cantas.

Música

Esta es la canción más popular del mundo y tú también la cantas.

arrow_back Blog

Tiene sentido que la canción más popular del mundo sea una que, obligatoriamente, se cante millones de veces cada día.

Por Cervezas Alhambra

Un tema con implicación emocional, que nos haga felices al entonarla. Efectivamente, hablamos de ‘Happy Birthday’, la canción que, según consta en el Libro Guinness de los Récords, es la más interpretada de la historia y la que cuenta con más traducciones a nivel mundial. La has cantado cientos, tal vez miles de veces, pero ¿conoces su historia?

El origen de la canción más popular del mundo se remonta a 1893. Patty Smith Hill era la directora del jardín de infancia Little Loomhouse de Louisville, Kentucky, lugar donde su hermana Mildred, pianista y compositora, trabajaba como maestra. Pronto se dieron cuenta de que la música era el vehículo perfecto para conectar con los pequeños y escribieron una colección de canciones infantiles titulada ‘Song Stories For The Kindergarten’. La primera de la lista era ‘Good Morning To All’, una sencilla y extremadamente pegadiza tonadilla de bienvenida con la que recibían a los niños. “Good morning to you, good morning to you, good morning dear children, good morning to all”. La letra caminaba por el mismo sendero de inocente naturalidad, de manera que rápidamente se hizo muy popular en la escuela.

Como es de prever conociendo el final de nuestra historia, cierto día en el que una de las niñas del jardín de infancia cumplía años, Patty improvisó el archiconocido “happy birthday to you” sobre la misma música y se obró el milagro. El éxito fue instantáneo y, a partir de ese momento, la canción corrió de boca en boca por toda la ciudad. En 1911 apareció impresa por primera vez en el libro de canciones ‘The Elementary Worker And His Work’ y desde allí dio el salto a la fama, aunque por el camino se perdió toda la información referente a sus creadoras. 

En 1935, The Summy Company registró los derechos de autor de la obra citando como autores originales a Preston Ware Orem, responsable del arreglo de piano, y a la señora R. R. Forman, creadora de la variación del segundo verso. En 1988, la compañía Warner Chapell adquirió la empresa por 25 millones de dólares y se hizo con la propiedad de la canción, valorada en aquel momento en 5 millones de dólares. Se desconoce la cantidad exacta que sus propietarios han ingresado en total por los royalties, pero lo que sí se sabe a ciencia cierta es que nos encontramos ante la canción individual que más beneficios ha generado a lo largo de la historia.

En teoría, el copyright debía permanecer vigente hasta 2030, pero en 2013 Good Morning To You Productions demandó a Warner Chapell por ostentar irregularmente los derechos del tema. En 2015, un juez federal dictaminó que la discográfica únicamente poseía los derechos sobre el arreglo específico de piano, pero no sobre la melodía ni sobre la letra. En 2016, tras alcanzarse un acuerdo entre las partes, un tribunal declaró que el uso de ‘Happy Birthday To You’ era de dominio público.

Hablamos de la canción de cumpleaños más popular de la historia, pero evidentemente no de la única. En España le salió una dura competidora en 1981, año en el que la discográfica Belter lanzó al mercado el LP ‘Parchís y Sus Amigos’. El tema ‘Cumpleaños Feliz’, emitido por televisión dentro del espacio infantil La Cometa Blanca, se convirtió en un éxito inmediato y la compañía decidió volver a publicarlo, un año después, como reclamo principal de un nuevo disco titulado, lógicamente, ‘Cumpleaños Feliz’. En 2011, último ejercicio del que se muestran datos, sumaba más de 110 millones de reproducciones en Youtube, mientras que en Spotify ronda actualmente los 16,5 millones de streams.

Otra conocidísima canción de cumpleaños, sobre todo para la comunidad afroamericana en EEUU, es ‘Happy Birthday’, publicada en 1980 por Stevie Wonder dentro de su álbum ‘Hotter Than July’. El motivo por el cual Wonder compuso este festivo tema es que sirvió como banda sonora de la campaña que lideró para lograr que la fecha de nacimiento de Martin Luther King Jr., el 16 de enero, fuese declarado fiesta nacional en el país. Finalmente, en 1983, el presidente norteamericano Ronald Reagan firmó la orden que daba luz verde a la instauración oficial de la festividad.

Incluso The Beatles escribieron su propia canción de cumpleaños y aquella fue la primera y única vez que el cuarteto de Liverpool creó un tema desde cero en el estudio. Normalmente, alguno de ellos llegaba con un patrón inacabado de acordes, parte de una letra… Cualquier material susceptible de ser continuado, completado y mejorado por el grupo, pero en esta ocasión no había nada de nada. Ocurrió el 18 de septiembre de 1968 en Abbey Road. La banda siempre reservaba la sala a las 7 de la tarde, pero aquel día estaba solicitada para las 5 porque la BBC2 estrenaba la película ‘The Girl Can’t Help It’ y Chris Thomas, el productor que sustituía a George Martin durante las vacaciones, había quedado con los chicos para verla en casa de Paul McCartney. Los músicos llegaron, pusieron un riff en marcha y comenzaron a añadirle elementos. La creatividad Lennon & McCartney en estado puro, colaborando al 50%, se encargó del resto. Pattie Boyd y Yoko Ono colaboraron aportando sus voces en el ya clásico “you say it’s your birthday, it’s my birthday too, yeah”.

Quizás el broche perfecto para un listado de canciones de cumpleaños sea ‘Unhappy Birthday’, un tema rebosante de ironía firmado por The Smiths en 1987 e incluido en su disco ‘Strangeways, Here We Come’. Estaba claro que un espíritu tan libre como el de Morrissey no podía doblegarse a los cánones de la ortodoxia y que su mente debía ofrecernos una cara diferente de los cumpleaños, una visión desde el otro lado del espejo que suele sonar en las celebraciones de los británicos pertenecientes a la Generación X. Johny Marr, guitarrista estrella de la formación, afirma que esta es una de sus piezas favoritas de The Smiths. “Sólo nosotros podíamos tocarla y sólo Morrissey podía cantarla”, explica.




IMÁGENES | PIXABAY 

Compartir


Disfruta mensualmente de todos nuestros contenidos 

Suscríbete