image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Cuatro manjares de agosto para el ecuador del tiempo estival

arrow_back Blog

Mientras su huerta despierta, en agosto todo se para. No así sus sabores, que desde el culmen del verano nos anuncian que el otoño está ya al acecho.

Por Esther Morales

Cuando todo para, cuando todo se queda en silencio, nos invade un sentimiento especial. Son esos momentos en los que podemos percibir hasta el más mínimo movimiento, el más delicado de los sonidos y el golpeteo de nuestras chanclas cuando andamos en verano.

Agosto y su costumbre de vaciar calles, de adormitar los pueblos al mediodía y de advertirnos de que esta es la última oportunidad de desconectar antes del ajetreo que nos espera en septiembre. Una culminación de la vida sin prisas -en su máximo apogeo-, que apaga nuestras ciudades y enciende la despensa con productos que ya anuncian el final del estío, y también su ecuador.

En agosto se van las brevas y llegan los higos, mientras las manzanas se preparan para un otoño lleno de postres con canela. Los agricultores empiezan a pensar ya en la siembra de las verduras de invierno y, los maestros cerveceros de Cervezas Alhambra, en la nueva remesa de lúpulo que llegará con el otoño: la fuente de inspiración de sabores y variedades tan únicas como las que se desarrollan desde la fábrica.

Comprar con tiempo nunca tuvo más sentido que en el mes de agosto. El principio del fin y la pista de todo lo nuevo que nos espera en otoño. Así son sus deliciosos manjares de temporada.

Espinacas, el redescubrimiento


espinacas

Si hay un alimento infravalorado por el imaginario popular son estas hojas del color verde más puro. Mientras los dibujos animados de la televisión nos convencían de que eran los vegetales con el mayor aporte energético, en las cocinas de casa corría el rumor de que era una verdura insípida y sin vida.

En realidad, la espinaca tiene tantas posibilidades y puede ser tan deliciosa que ahora merece que le prestemos toda nuestra atención. Especialmente en verano, cuando nos conquista en forma de ensalada, por ejemplo, con un poco de queso feta, calabaza asada, tomates cherry y nueces. También salteada y con un poco de ajo y manzana (sí, manzana) cocinada en sartén es todo un descubrimiento.

Cazón, el origen del bienmesabe

cazon

Con permiso del boquerón de junio, el cazón puede definirse como el auténtico sabor de las vacaciones en Andalucía. En tiempos en los que no todo el mundo está familiarizado con el pescado en su origen, todavía muchos se sorprenden al descubrir que se trata de un tiburón pequeño, que se suele pescar en la costa atlántica, más concretamente en la lonja de Huelva.

Es una especie de verano, no solo por su temporada de captura, sino por su forma de invadir restaurantes y chiringuitos de pescado frito. En ellos se suele adobar previamente con condimentos que definen la esencia de cada casa, pero en los que suele estar presente el pimentón, el comino y el vinagre de Jerez, entre muchos otros. ¿Un maridaje a la altura? Sin duda, el de Alhambra Lager Singular y su refrescante acabado en boca.

Higos, justo a tiempo

higos

Al igual que pasa con las cerezas y picotas en julio, en agosto aparecen los higos nada más desaparecen las brevas. De color verde, algo más pequeños y con una concentración mucho mayor, esta fruta atesora uno de los sabores estrella del otoño que está por llegar, el de los higos secos.

Un acabado dulce e intenso, en el que los turcos son auténticos expertos, pero que también se obtiene desde multitud de regiones de España, donde se deshidratan y se bañan en harina o azúcar glass para darle ese característico acabado exterior. Un aporte perfecto para guisos, pero también para tomar como aperitivo o acompañar una exquisita tabla de quesos con Alhambra Reserva Roja y sus elegantes matices caramelizados.

Pera blanquilla, la de agosto

pera blanquilla


Se dice que hay una pera para cada mes del año y, en agosto, la blanquilla es la variedad por excelencia. También recibe el nombre de ‘agua de Aranjuez’, por la localidad donde tradicionalmente se ha cultivado siempre. De piel lisa y dulzor equilibrado, esta pera lleva en nuestras cocinas desde el siglo XVIII y es una de las variedades españolas con más arraigo.

La blanquilla es una variedad de interior firme, lo que la convierte en una alternativa perfecta para recetas como la pera asada o las peras al vino, porque resiste muy bien el calor. También se le puede dar una vuelta a la elaboración tradicional estofando la fruta en una cerveza tipo bock y de fermentación larga, como Alhambra Reserva Roja. ¿El resultado? Un postre intenso, dulce y donde se perciben a la perfección las notas tostadas de esta variedad tan especial.

Compartir