image image

¿Eres mayor de edad?

Está a punto de entrar a un sitio web titularidad de Mahou San Miguel cuyo contenido se dirige únicamente a mayores de edad. Para asegurarnos de que sólo es visible para estos usuarios hemos incorporado el filtro de edad, que usted debe responder verazmente. Su funcionamiento es posible gracias a la utilización de cookies técnicas que resultan estrictamente necesarias y que serán eliminadas cuando salga de esta web.

Selecciona un país

clear

Gastronomía

Aperitivo de crema de patata y huevo de codorniz: un bocado sublime

arrow_back Blog

Paso a paso para preparar este sorprendente y sencillo canapé, perfecto para maridar con Alhambra Lager Singular.

Por María José Amengual

  • Receta resultona de aperitivo fácil para comer de un bocado

    En nuestro día a día, solemos estar inmersos en la vorágine de nuestros quehaceres habituales, y no disponemos del tiempo que nos agradaría para disfrutar con la familia y los amigos. Por eso es tan importante aprovechar esos momentos que se nos presentan, de las pequeñas oportunidades que nos ofrece un aperitivo, un buen libro, esa canción que nos pone la piel de gallina, nuestra cerveza preferida y reír con los nuestros.


    Para conseguirlo, no es necesario complicarnos en exceso. Basta con disponer de los ingredientes necesarios, prepararlos en la cocina y degustarlos en compañía de nuestros seres queridos con una Alhambra Lager Singular, cuyos matices únicos, ligeros y afrutados la convierten en una cerveza ideal para ser paladeada poco a poco.


    Como la presentación es también importante, hay recetas que se prestan a innovar. Por ejemplo, se puede servir este canapé en versión bocado, sobre una cucharita. Además, esta elaboración tiene la ventaja de que se puede preparar con antelación, lo que permite organizar el aperitivo previamente. Cuando queramos degustarlo, solo tendremos que llevarlo a la mesa y maridarlo con Alhambra Lager Singular.

  • Receta resultona de aperitivo fácil para comer de un bocado
  • Ingredientes

    • 2 patatas medianas
    • 1 cebolleta pequeña
    • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
    • Leche o nata líquida para cocinar
    • Nuez moscada molida
    • Pimienta negra molida
    • 12 huevos de codorniz
    • Cebollino
    • Huevas negras o sucedáneo de caviar
    • Sal
  • Preparación

    • Paso 1

      Lavamos las patatas y pelamos y troceamos la cebolleta. Introducimos ambos ingredientes en una olla, cubrimos con agua fría y llevamos a ebullición. Cocemos a fuego medio hasta que las patatas estén tiernas. Sacamos las patatas y la cebolleta para que se enfríen y reservamos el agua. 


      Paso 1
    • Paso 2

      Cocemos los huevos de codorniz introduciéndolos en un cazo con agua hirviendo, con cuidado, depositándolos poco a poco con una cuchara. Los hervimos durante dos minutos, o dos minutos y medio, no más. Enfriamos rápidamente y los pelamos con cuidado.

      Paso 2
    • Paso 3

      Pelamos las patatas y las trituramos con la cebolleta y un poco de sal. Incorporamos un poco del agua de cocción, aceite de oliva, una pizca de nuez moscada y de pimienta negra recién molida y añadimos un chorro de leche o nata líquida. Trituramos hasta que esté todo bien integrado. Tiene que quedar una crema suave, podemos añadir más caldo o leche si es necesario.

      Paso 3
    • Paso 4

      Repartimos la crema de patata en las cucharitas de servir, sin llenarlas demasiado.

      Paso 4
    • Paso 5

      Colocamos un huevo encima de cada cucharita y una porción de huevas negras o sucedáneo de caviar. Terminamos espolvoreando con cebollino picado, un hilo de aceite de oliva y un golpe de pimienta negra.

      Paso 5

Con qué acompañar el aperitivo de crema de patata y huevo de codorniz

A veces, lo importante de una receta que hemos preparado con todo el cariño es la compañía: con quién la degustaremos. Un momento único en el que se es feliz con, simplemente, una buena conversación con los nuestros regada con una Alhambra Lager Singular, una cerveza que, gracias a su proceso de fermentación lenta, hace que se desarrollen todos los matices que la convierten en única: una Lager ligera, equilibrada y de amargor suave hecha para disfrutar con los cinco sentidos, y que combina a la perfección con el toque harinoso de la crema de patata.


El sabor de esta cerveza es el resultado de una cuidada elaboración. Y su esencia es la de una Lager que nos invita a redescubrir los momentos cotidianos, para poder disfrutarlos y paladearlos sin prisa. Una variedad ideal para disfrutar de un tapeo improvisado o de ese menú del día a día con el que deleitamos a nuestra familia.  

  • Slide 1

Origen e historia de los aperitivos

Etimológicamente, la palabra aperitivo deriva de aperire, un verbo que en latín significa abrir, por eso actualmente se usa el vocablo aperitivo para designar el hecho de que sirve para abrir el apetito, como preludio de la comida. Parece que el origen del aperitivo se remonta al siglo V a.C. y de la mano de Hipócrates, que había creado una bebida alcohólica de ajenjo de sabor amargo que se usaba para estimular al estómago cuando faltaba el apetito. Posteriormente, los romanos lo denominaron vinum absinthiatum (vino de ajenjo), y le añadieron romero y salvia pera mejorar su sabor amargo.


Fue en la Edad Media cuando se descubrió que los sabores amargos estimulan la sensación de hambre y activan el estómago, así como la mucosa que reviste el interior de la boca y la lengua, aumentando la producción de saliva, que es la que favorece el proceso digestivo


En nuestro país, al aperitivo se le denomina también tapa, y las expresiones ir de tapas o tapear son conocidas más allá de nuestras fronteras. Existen varias historias sobre el origen de las mimas, la más extendida cuenta que el Rey Alfonso XIII se encontraba en una taberna de Cádiz cuando empezó a soplar el viento. Para evitar que la tierra se metiera en su copa, el camarero colocó una loncha de jamón sobre esta; el rey, al pedir otra consumición, dijo que también la quería con tapa. Actualmente, tomar un aperitivo o una tapa antes de comer o de cenar es una costumbre totalmente consolidada.

Compartir


>